El Corte Inglés pagará un interés del 5% a la banca acreedora

stop

La refinanciación del grupo que preside Isidoro Álvarez se divide en tres tramos, dos de los cuales contarán con garantía hipotecaria de sus inmuebles

03 de septiembre de 2013 (23:50 CET)

El preacuerdo que El Corte Inglés ha ultimado con la banca acreedora le obligará a pagar 4,5 puntos sobre el índice euríbor para retornar sus préstamos. Es decir, con el indicador cotizando en el 0,54%, la empresa de distribución que preside Isidoro Álvarez abonará a los bancos un tipo de interés de alrededor del 5%, según ha podido conocer esta publicación de fuentes financieras.

La operación para refinanciar la deuda de El Corte Inglés es una de las más importantes de las realizadas por empresas privadas y no financieras en España. Seis bancos han dado ya su conformidad a la operación. Son Banco Santander, La Caixa, BBVA, Banc Sabadell, Bankia y Banco Popular, justo los que concentraban el mayor riesgo financiero con el grupo de grandes almacenes.

5.000 millones de deuda financiera


La refinanciación asciende a un total de 5.000 millones de euros en números redondos. De ese importe, dos tramos cuentan con garantía hipotecaria, que se constituirá a favor de inmuebles del grupo comercial. El primero de ellos asciende a 3.500 millones de euros y El Corte Inglés deberá amortizarlo en un plazo de ocho años, salvo que se estipule otro plazo antes del vencimiento. El segundo tramo asciende a 850 millones y se amortizará en cinco años, siempre según el convenio en el que trabajan bancos y empresa.

Para cubrir las necesidades de tesorería del gigante de la distribución, los seis bancos acreedores que han suscrito el preacuerdo también ofrecen a la compañía un préstamo a corto plazo (dos años de vencimiento) por importe de 650 millones de euros, pero en este caso sin necesidad de aportar garantías hipotecarias. El Corte Inglés dispone de inmuebles por valor de 18.000 millones de euros.

Acuerdo aún pendiente


Aunque las condiciones impuestas por la banca son de un tipo de interés elevado en el mercado y de múltiples garantías, el acuerdo todavía no es definitivo. Quedan un pequeño grupo de pequeñas entidades que aún no ha dado su conformidad al acuerdo y que podrían modificar parcialmente el pacto alcanzado.

De acuerdo con las previsiones de los bancos implicados, y aunque la compañía anunció a finales de agosto, antes de celebrar la junta anual de accionistas, que ya existía el preacuerdo de refinanciación, la firma del acuerdo definitiva será en la recta final del año. Noviembre es el mes en el que algunas entidades sitúan el acto oficial que rubricará el pacto.

Una de las exigencias de los acreedores es que la compañía suspenda el dividendo anual a los accionistas, exigencia que no ha conseguido imponer en la negociación.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad