El ERE de Cacaolat aflora la división sindical de la compañía

stop

La dirección y las federaciones agroalimentarias de CCOO y UGT llegan a un preacuerdo para evitar despidos

El futuro de Cacaolat, en manos de los jueces

19 de marzo de 2013 (13:37 CET)

El último expediente de regulación de empleo (ERE) en Cacaolat ha aflorado la división sindical de la compañía.

CGT, con cuatro representantes, es el mayoritario en el comité de empresa del grupo. Pero no ha participado en las negociaciones para evitar los 24 despidos. Sí lo han hecho las federaciones agroalimentarias de CCOO y UGT que han alcanzado un preacuerdo con la dirección.

Fecha del referéndum

Las condiciones pactadas se tienen que presentar a la plantilla en los próximos días. Pero de entrada cuentan con el apoyo de CCOO y UGT, que con tres representantes sindicales cada uno, superan a CGT. Por su parte, Usoc, con tres representantes sindicales, se abstuvo en la votación del lunes.

Queda saber qué piensa la plantilla del pacto con la dirección. Aún no hay fecha para el referéndum.

Compensación económica

El acuerdo contempla que los seis despidos que estaban pendientes de ejecutar se paralicen. Los empleados serán reubicados. Los 18 trabajadores restantes también podrán ser recolocados en las compañías de los socios --Damm y Cobega--.

De estos, a seis empleados se les pagará 20 días por 12 mensualidades. Si después deciden abandonar la empresa, recibirán el resto de la indemnización (10 días por seis meses) en el momento en el que firmen la renuncia.

Críticas desde CGT


Los 10 empleados restantes pasarán a forma parte de una bolsa de trabajo durante un año. Obtendrán la misma compensación económica en el mismo periodo de tiempo que sus compañeros. También cabe la posibilidad de que acepten de forma voluntaria la propuesta económica inicial.

Las condiciones pactadas no son una novedad para los trabajadores, según el presidente del comité de empresa, Antonio Ubago (CGT). Critica que “ningún trabajador de Cacaolat ha negociado las propuestas”. Y recuerda que la reubicación de los afectados en caso de excedente fue una promesa planteada por la compañía para evitar un expediente de regulación.

Los representantes de CCOO defienden que las negociaciones las haya dirigido la federación agroalimentaria como intermediaria en el conflicto. Consideran que era la mejor opción para intentar llegar a un pacto con la cúpula del grupo, sin representantes laborales con un papel activo en las movilizaciones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad