El estudio catalán que ha doblado 'Lincoln' y 'El Hobbit', entra en concurso

stop

Las deudas de Sonoblok ascienden a nueve millones de euros

20 de febrero de 2013 (11:06 CET)

El sector audiovisual catalán no vive su mejor momento. Hace poco fue la productora Cromosoma y ahora presenta concurso de acreedores el estudio de doblaje Sonoblok. La compañía, representada por tres sociedades, no ha podido hacer frente a la deuda que mantiene, sobre todo, con los bancos.

Han suspendido pagos Sonoblok S.A., Sonoblok Audiovisual y Sonomadrid Audiovisual con un pasivo que asciende a nueve millones de euros, según apunta Expansión. Fuentes del sector ya alertaban hace semanas de la situación extrema en la que se encontraba el estudio.

La compañía, de gran importancia en Catalunya, había doblado tanto al castellano como al catalán películas como Titanic, Lincoln o El Hobbit. Además, había participado en la postproducción del film de Juan Antonio Bayona , Lo imposible, que ha batido récords en la taquilla española.

Deudas con actores

Las principales deudas de Sonoblok son con Bankia y Unnim por unos préstamos que concedieron para la construcción de los centros de Barcelona y Madrid. Pero también son muchos los actores de doblaje a los que todavía adeudan algunos servicios prestados. Entre ellos se encuentran Gonzalo Abril –que ha doblado a actores de El Hobbit y Lincoln--, Jordi Boixaderas –que pone voz a Russel Crowe en sus películas-- y Sergio Zamora –que dobla a Keanu Reeves o Colin Farrell-.

La caída de los ingresos ha sido uno de los principales motivos del concurso de acreedores de Sonoblok. La compañía ha pasado de facturar cinco millones en 2008 a tan sólo 1,5 millones tres años más tarde. Ante esta situación económica, la dirección del estudio se plantea un expediente de regulación de empleo (ERE)de extinción para el total de la plantilla y la venta de sus principales activos que son los centros que tiene en las capitales catalana y madrileña.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad