El exabogado de Arantxa contraataca al llevar a la tenista a los tribunales

stop

El exasesor de los Sánchez Vicario, Bonaventura Castellanos, demandará a la deportista por la querella en que Arantxa acusaba a todo su entorno de haberle robado

Arantxa Sánchez Vicario, en los días de competición, en 1994.

Madrid , 28 de octubre de 2015 (23:00 CET)

La mejor tenista española de todos los tiempos no tiene tregua judicial. Después de haber pactado con sus padres un acuerdo extrajudicial por la querella en que les acusaba de robarle, Arantxa Sánchez Vicario pasará del banquillo acusador al banquillo de los acusados.

La extenista acusó a sus padres, a su hermano Javier y a sus exasesores Bonaventura Castellanos y Francisco de Paula Oró de haberla robado. Dijo en su libro Arantxa ¡vamos! y en los juzgados que desconocía dónde está la mitad de su fortuna y que estaba en bancarrota.

Intentó por vía judicial desalojar a sus padres de sus viviendas y los llevó a juicio en Barcelona y en Andorra. Al final, llegó a un acuerdo extrajudicial pero la calma todavía no ha llegado a casa la laureada deportista.

Efecto bumerán

Tras el archivo de las causas, su exasesor y exabogado Bonaventura Castellanos iniciará un proceso para obligar a Arantxa a que se retracte públicamente por la sombra de dudas que vertió sobre el abogado. Castellanos presentará un acto de conciliación como paso previo a una demanda de protección al honor contra Arantxa Sánchez Vicario.

El abogado exige una indemnización por daños y perjuicios. Solicita una cantidad simbólica: un euro.

Limpiar el nombre

"No pretendo ganar dinero con esto, simplemente dejar mi nombre limpio", ha asegurado a este diario el abogado Bonaventura Castellanos que prepara la demanda en la que exigirá a la tenista la publicación en prensa de las sentencias judiciales que se podrían derivar de esta demanda.  

En el escrito de conciliación, el abogado asegura haber sufrido el quebranto de "su honor y su imagen, al verse involucrado arbitrariamente en una disputa familiar sin haber ostentado jamás  facultades  dispositivas sobre su patrimonio".

La fiscalía de Andorra ya le había dado la razón al abogado al asegurar que las estructuras financieras creadas por el exasesor, lejos de perseguir arruinarla, buscaban preservar su fortuna.


Condena en costas

Arantxa Sánchez Vicario ha sido condenada a pagar las costas del juicio en Andorra contra Bonaventura Castellanos, después de que el máximo tribunal de ese país haya archivado la causa. El abogado de la tenista, Juan José Burgos-Bosch, asegura que el archivo de la causas judiciales obedece al acuerdo extrajudicial al que llegaron los padres y la hija.

"Los acuerdos alcanzado e han logrado desde el respeto mutuo, con la ayuda del resto de los miembros de la familia y sin que exista contraprestación indemnizatoria entre las partes", asegura.

Pero el juzgado de Instrucción número 28 de Barcelona, en un auto del 30 de junio de 2015, asegura que en la querella de Arantxa contra su entorno "no aparece debidamente justificada la perpetración de delito que ha dado motivo a la formación de la causa".

Antes del acuerdo extrajudicial, Andorra también había archivado la causa. Ahora las denuncias de Arantxa se vuelven en su contra. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad