El fondo Reig Capital deja la Torre Godó

stop

INVERSIONS

Maria Reig en Esade

24 de enero de 2013 (22:08 CET)

Maria Reig, la rica empresaria andorrana, continua su senda de decisiones conservadoras tras varias inversiones fracasadas. El fondo de capital que controla, Reig Capital Group, ha anunciado este jueves que deja la Torre Godó y centraliza su actividad en Barcelona en el número 79 de Passeig de Gràcia. El mismo despacho que ya acogía su family office, según fuentes del entorno de la empresaria.

Los portavoces del fondo de inversión aseguran que el cambio de oficinas no va acompañado de una reestructuración del grupo en la capital catalana. La andorrana ya redujo en su día la plantilla a la mitad, hasta los casi 20 empleados a los que da trabajo ahora.

La empresaria también mantiene la sede de Andorra la Vella. Hace “años” que dispone de esas oficinas, informan los mismos interlocutores. Detallan, incluso, que el consejero delegado del fondo, Alejandro Hernández Puértolas, divide desde hace años su trabajo entre Barcelona y la capital del país de los Pirineos. Maria Reig vive gran parte del año allí.

La joya de la corona

El private equity es la joya de la corona de la empresaria, pero desde el inicio de la crisis ha perdido fuelle. En los últimos años, la sede de la Torre Godó se había quedado vacía. Más del 60% de los despachos estaban sin ocupar, comentan los trabajadores.

El cambio de oficinas también permitirá a Maria Reig ahorrar el alquiler mensual del despacho, situado en una de las zonas privilegiadas de la ciudad. Aunque el precio de los alquileres de oficinas en la plaza Francesc Maciá has descendido considerablemente en los últimos años, aseguran fuentes del sector. Ahora, el metro cuadrado se paga a unos 20 euros, lejos de los 36 que costaba en plena burbuja por el gran número de oficinas libres que hay en la zona.

Inversiones dudosas

El nacimiento del fondo generó muchas expectativas. El grupo puso en marcha el hotel Mandarín en la milla de oro de Barcelona, su única inversión rentable hasta la fecha, según fuentes empresariales. Estos interlocutores recuerdan la lista de negocios que no han progresado de la andorrana. La más escandalosa (y costosa para el bolsillo de Reig) fue la venta en abril de 2012 de la antigua sede de Winterthur en la misma plaza Francesc Macià a un fondo británico por un precio que nunca se ha hecho público.

Reig intentó que el edificio se convirtiera en el primer hotel de la cadena Edition en la ciudad, el segmento más lujoso del grupo Marriott. Pero nunca encontró el capital necesario para completar la operación, valorada en 30 millones de euros.

Grandes nombres

Los mismos interlocutores recuerdan que uno de los objetivos iniciales del fondo era gestionar las inversiones de los grandes nombres de Barcelona. Pero, a lo largo de los años, la empresaria tampoco ha conseguido que ninguno de los family office importantes le confiaran su gestión.

Al final, el propio Reig Capital Group casi se ha convertido por si solo en un family office, sentencian desde el entorno de la empresaria.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad