El juez Castro, frente los juzgado de Palma de Mallorca, con parte del sumario del 'caso Urdangarín'. EFE

El juez Castro investigará un posible pucherazo sindical en Iberia

stop

SOSPECHA DE FRAUDE

David Placer

El juez Castro, frente los juzgado de Palma de Mallorca, con parte del sumario del 'caso Urdangarín'. EFE

en Madrid, 30 de octubre de 2015 (17:43 CET)

El juez José Castro, popular por instruir el caso Urdangarín, ha ordenado intervenir las elecciones sindicales de Iberia por denuncias de fraude masivo en el voto por correo que ha salpicado a los dos sindicatos ganadores: CCOO y UGT. Somos Sindicalistas, surgido al calor del 15M, ha denunciado ante los juzgados en Madrid y Palma y ante la Guardia Civil de Barcelona graves irregularidades en las elecciones sindicales de Iberia.

El sindicato sospecha que los representantes de UGT y CCOO votan por correo en nombre de sus afiliados y de trabajadores presionados por las estructuras sindicales.

¿Pucherazo de CCOO y UGT?

En los centros de votación, se detectaron algunos indicios de irregularidad como decenas de sobres con la misma caligrafía o trabajadores que supuestamente estaban fuera de su ciudad, pero que enviaron su voto por correo desde la oficina de Correos del aeropuerto donde trabajan. 

"Es un proceso plagado de irregularidades y que ocurre desde hace muchos años. Hemos pedido investigación en los centros donde se han detectado irregularidades y mantendremos la denuncia en los tribunales para lograr la impugnación de las elecciones", explica Miguel Ángel Lorenzo, portavoz de Somos Sindicalistas de Madrid.

El juez Castro ha ordenado la conservación de todos los sobres y documentación en Palma de Mallorca, una medida idéntica a la adoptada por el juzgado de instrucción número 18 de Madrid.

Los resultados polémicos

Los sindicatos minoritarios aseguran que UGT y CCOO piden a los trabajadores la delegación del voto para garantizar una movilización masiva. De esta manera, se garantizarían el voto de sus allegados o simpatizantes. En las elecciones, los denunciantes se han percatado de que muchos votos no están acreditados con la copia del DNI, como exige la ley.

El elevado porcentaje de voto por correo también ha levantado las sospechas. En Palma de Mallorca, se llegó a registrar un nivel superior al 40% en algunas mesas. El voto por correo no debe ser contabilizado aparte, según la normativa.

Origen de las sospechas

Pero un error en al procedimiento en la mesa tres de la T1 de El Prat desveló un resultado sorprendente. De los 80 votos por correo, 79 pertenecían a CCOO y UGT y sólo uno a Somos Sindicalistas. Se trata de un resultado que no guarda proporción a los votos presenciales. Las quejas de los sindicatos minoritarios terminaron con la visita de la Guardia Civil.

Ahora corresponderá a los juzgados de Madrid y Palma de Mallorca determinar las diligencias que se realizarán en el proceso para esclarecer si ha habido fraude en el proceso.  

Iberia ha asegurado a ECONOMÍA DIGITAL que su papel en la celebración de las elecciones se limita a lo que ordena la normativa: facilitar la logística, los locales y la plantilla. Este diario no pudo obtener respuesta de los sindicatos mayoritarios CCOO y UGT. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad