El Liceo de Barcelona se juega dos millones con la huelga de su plantilla

stop

La dirección del teatro denuncia los paros de sus trabajadores ante la justicia por considerarlos "ilegales" y asegura que les obligarán a suspender la representación de una obra

Fachada del Gran Teatre del Liceo de Barcelona

en Barcelona, 27 de octubre de 2015 (18:51 CET)

El Liceo de Barcelona ha vivido varios años negros durante la crisis, con una importante caída de ingresos que ha provocado conflictividad, con despidos y huelgas. Ahora los números empiezan a ser algo mejores, pero la recuperación puede truncarse a causa de la huelga que se inicia el domingo 8 de noviembre. El emblemático teatro barcelonés se juega más de dos millones de euros con los paros, según ha denunciado este martes.

La dirección del Liceo se ha plantado ante la próxima huelga, que considera "ilegal y abusiva", por lo que el pasado viernes presentó una demanda contra ésta ante el Juzgado de lo Social de Barcelona y pidió su suspensión cautelar, para que no se celebre mientras se resuelve el conflicto judicial y no haya que suspender funciones.

Suspender 'Benvenutto Cellini'

El comité de empresa de la institución convocó huelga a principios de octubre para reclamar el cobro de una de las pagas extra, que la empresa debe desde 2013 aunque están suspendidas desde julio de 2014 con un acuerdo entre los trabajadores y la dirección.

El director general del Liceo, Roger Guasch, ha explicado que la huelga, que consiste en paros de dos horas diarias (de 8 a 10 de la noche) supone a la práctica la suspensión de las representaciones de la obra Benvenutto Cellini, programadas precisamente a las 20 horas entre el 8 y el 19 de noviembre, y que el teatro esté sin actividad artística durante 42 días.

La huelga obligaría a empezar la representación a las 10 de la noche, lo que obligaría a suspenderla ya que terminaría de madrugada, según Guasch. La suspensión tendrá un coste de 2,05 millones de euros para el teatro, que preveía salir de pérdidas este ejercicio 2015-2016 después de reducirlas hasta los 200.000 euros en el pasado ejercicio. Este contratiempo podría dar al traste con esta salido del túnel del Liceo.

Caída del 70% de las ventas de entradas

La institución calcula que si no programa Benvenutto Cellini, tendrá que pagar 841.000 euros en indemnizaciones a artistas y otros empleados contratados para la función y 1,22 millones  de lucro cesante, es decir por no poder vender las entradas y por la devolución de la entrada y el abono al público que ya tiene su entrada.

De hecho, la huelga ya está teniendo efecto: desde su anuncio, las ventas en taquillas para la obra  han caído un 70%, según el propio teatro, que lamenta que los paros llegan "en el peor momento", después de un "excelente" inicio de temporada.

Versiones opuestas

El conflicto se remonta a julio de 2014, cuando la dirección y el comité de empresa acordaron suspender una de las dos pagas extraordinarias anuales hasta 2017 (que incluía una de 2013, que ya se debía). El acuerdo matizaba que se podría avanzar el pago si se llegaba a un determinado nivel de ingresos al que no se ha llegado, según la dirección.

El comité de empresa no hace la misma interpretación de este acuerdo y considera que la empresa no podía deber más de dos pagas extras, cosa que ya pasaba cuando se firmó dicho acuerdo. Por ello, decidió convocar la huelga, que se iniciará el próximo día 8 de noviembre y a la que está convocada toda la plantilla del Liceo, de más de 300 personas, incluidos orquestra y coro.

Este miércoles, ambas partes se verán las caras en una reunión de mediación con la Generalitat, a petición de la empresa.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad