El nuevo presidente de Seat deja plantado al IESE en el último momento

stop

Ausencia de última hora

Luca de Meo, nuevo presidente de Seat

en Barcelona, 04 de noviembre de 2015 (10:21 CET)

El nuevo escándalo de Volkswagen, con la detección de 800.000 coches más con emisiones demasiado altas –esta vez de CO2–, ha dado al traste con la presentación del nuevo presidente de Seat, Luca de Meo, ante todo el sector del automóvil en Barcelona, que se quedará con las ganas de escucharle.

De Meo, presidente de la filial española de Volkswagen desde el 1 de noviembre, debía estar este miércoles en el IESE de Barcelona, donde se celebran durante dos días unas jornadas sobre automoción que reúnen a lo más granado del sector. O sea, a los máximos directivos de las marcas en España, así como a los presidentes de las patronales del motor y a políticos como el conseller de Empresa i Ocupació, Felip Puig.

Un presidente no tan distinto

Tradicionalmente, la figura del presidente de Seat no había sido fácil de ver en público, pero con De Meo parecía que iba a cambiar esta tradición, ya que a los tres días de llegar ya estaba prevista su presencia ante el sector y todos los medios de comunicación. Pero el martes por la noche todo se truncó.

El anuncio de su ausencia en el IESE lo ha hecho José Luis López-Schümmer, presidente de la patronal de fabricantes Anfac, durante la sesión de apertura de las jornadas. Según López-Schümmer,  el presidente de Seat se ha disculpado y le ha explicado que su ausencia se debe "a las últimas informaciones", que le obligan a "atender reuniones en el más alto nivel", según ha informado la agencia Efe.

Fuentes del IESE han explicado que han recibido la noticia esta misma mañana, lo cual no les ha dejado tiempo para reaccionar y buscar un sustituto. Por ahora, el espacio de 12 a 12:30, en el que De Meo debía pronunciar su conferencia, ha quedado vacío y no parece que nadie de Seat vaya a cubrir el hueco de su presidente.

Sobrecoste de 2.000 millones

Con las gestiones para resolver el engaño en unos 10 millones de coches con emisiones demasiado altas todavía en sus inicios, este martes se sumó un nuevo problema para el grupo Volkswagen. En el marco de la investigación de dichas emisiones, se detectaron también emisiones de CO2 anómalamente altas en 800.000 vehículos del grupo.

A pesar de que, de momento, el grupo no ha detallado, más allá de la cifra, la afectación de dicho problema, sí que cifró su posible impacto negativo en sus cuentas en unos 2.000 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad