El plan industrial de Bimbo señala el cierre de la fábrica de Granollers

stop

La multinacional mexicana avanza en la integración de Panrico y estudia concentrar toda la producción en Santa Perpètua

Entrega de Donuts por parte de los trabajadores de Panrico en una de sus protestas / EFE

Barcelona, 31 de enero de 2017 (05:00 CET)

La multinacional mexicana Bimbo consiguió por fin cerrar la compra de Panrico el pasado julio. Desde entonces, trabaja en la integración de dos compañías con productos parecidos y muchas duplicidades: desde la distribución y los equipos comerciales hasta la producción. Ahora ultima un plan industrial que puede dejar a Barcelona sin una de las dos fábricas del grupo.

Bimbo fabrica algunos de sus productos en Granollers, una planta algo antigua pese a las renovaciones a las que ha sido sometida. En Santa Perpètua de Mogoda está la fábrica de Donuts y bollería que era propiedad de Panrico hasta la compra por parte de la empresa mexicana. Ambos centros están a solo 15 kilómetros de distancia.  

El plan industrial en el que trabaja el grupo presidido por Daniel Servitge estudia cerrar una de las dos fábricas para centralizar la producción en la otra. La que se cerraría sería la de Granollers, ya que sus instalaciones son más precarias, mientras que la de Panrico es más moderna y tiene capacidad para asumir toda la producción, según explicaron a Economía Digital fuentes cercanas a la compañía. 

En ambas fábricas trabajan algo más de cien empleados, que, en principio, no se verían afectados por un posible cierre. La idea que baraja Bimbo es trasladar a la plantilla de Granollers a Santa Perpètua y, si hubiera algún excedente, se intentaría resolver con medidas no traumáticas. Es decir, pactando con los comités de empresa salidas voluntarias o prejubilaciones.
 
Duplicidades  

El plan de integración que dibuja Bimbo no sólo entra en la producción. Como es habitual, existen duplicidades en administración y servicios centrales. Pero en el caso de dos empresas que hacían productos del mismo tipo, también las hay en distribución y comercialización. La coincidencia de tiendas y supermercados donde venden sus productos es muy alta. Es por ello que los sindicatos temen recortes en estas áreas.  

Bimbo está poniendo orden a su negocio en España lentamente. El grupo mexicano ha decidido no absorber Panrico sino mantener la sociedad y el NIF, aunque con otro nombre. Este enero, la compañía publicó en el Registro Mercantil el cambio de denominación social de la histórica Panrico, que pasó a llamarse Bakery Donuts Iberia. Toda una declaración de principios. Lo que interesaba a Bimbo de su competidor eran los donuts y derivados, como demostró también con la venta del negocio de pan de molde a Adam Foods.  

También ha hecho cambios a nivel de producto. La compañía acaba de lanzar unos nuevos Donettes a la mexicana, picantes. Se trata de los Donettes Hot Challenge, que se venden en paquetes de siete, en los que uno de ellos es picante.  

Operación doble  

Bimbo anunció la compra de Panrico en julio de 2015, por 190 millones de euros. Sin embargo, la operación no pudo cerrarse hasta un año después, ya que estaba pendiente de la decisión del Tribunal Supremo sobre un ERE de Panrico. La sentencia confirmó los despidos, por lo que la compra pudo completarse.  

En paralelo, Bimbo vendió el negocio de pan de molde y derivados de Panrico a Adam Foods, cuyo traspaso todavía se está trabajando. La empresa catalana, propietaria de productos como los Phoskitos o las galletas Cuétara, entre muchos otros, empezará a distribuir el pan de molde de Panrico en marzo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad