El repunte del absentismo confirma el fin de la inestabilidad laboral

stop

EL ESCAQUEO SE DISPARA EL 14% EN UN AÑO

Un obrero en una fábrica de coches.

desde Madrid, 14 de febrero de 2015 (20:26 CET)

La profunda crisis económica, que ocasionó la pérdida de millones de puestos de trabajo y causó despidos masivos en la mayor parte de las grandes empresas del país, frenó en seco el problema del absentismo laboral en España.

Desde 2008, el escaqueo fue disminuyendo hasta tocar fondo el 2012. Pero con el inicio de los débiles brotes verdes, la ausencia en los puestos de trabajo ha ido creciendo y se ha disparado el 8,5% en 2014, según las cifras de Tebex, la empresa de control de bajas laborales que colabora con grandes compañías españolas y que tiene bajo su control a 150.000 empleados.

"El índice de absentismo ha vuelto a crecer con fuerza. En los años de crisis, por el temor de perder el empleo, muchos profesionales iban a trabajar incluso cuando tenían motivos de peso para no acudir. Era un extremo indeseable. Pero ahora estamos comenzando a desplazarnos hasta el otro extremo", explica Iñaki Insausti, director general de Tebex.

Doce días al añoIñaki Insausti, de Tebex.

La compañía tiene como clientes empresas que sufren el problema del absentismo laboral por sus peculiaridades: fábricas, grandes cadenas de producción, centros de atención al cliente o compañías que requieren una mano de obra intensiva. La firma ha comprobado que durante 2014 el absentismo ha crecido con fuerza. Son doce días al año de ausencias, lo que representa el 3,45% de las jornadas laborales.

El temor a perder el puesto de trabajo comienza a remitir y, con él, se dispara uno de los grandes males de las empresas con amplia fuerza laboral. "No es algo nuevo. Cuando una fábrica anuncia que ha logrado un contrato que garantiza los puestos de trabajo por algunos años, las bajas laborales aumentan. Pasa lo mismo cuando una compañía anuncia que no habrá más despidos colectivos. Las estadísticas muestran que suben las bajas de forma casi automática", añade el director de la compañía de control.

Tebex hace seguimiento de las bajas laborales y gestiona pruebas y análisis en clínicas privadas para determinar con celeridad un diagnóstico preciso. El trabajo de seguimiento ha hecho que algunos grupos sindicales critiquen las formas de control y de supervisión. "Nuestra principal función es evitar que se produzcan los abusos y que se utilicen las bajas con otros fines", explica el director de la compañía.

Población envejecida

Además del temor a perder el empleo, otros factores como el envejecimiento de la población activa y la menor reposición de trabajadores en las empresas hace que las bajas tiendan de nuevo al alza. También influye las restricciones impuestas a la concesión de la incapacidad permanente, que obliga a los trabajadores con problemas de salud a seguir trabajando.

A pesar de la reforma laboral de 2012 que convierte en causa de despido un exceso de bajas laborales, la tendencia ascendente del absentismo parece sólida. El panorama también es confirmado por Adecco, unas de las grandes firmas españolas que también estudian las bajas laborales. Según ésta, la media de ausentismo laboral en España es de 11 días al año y la cifra podría aumentar cuando se conozcan los datos de 2014.

Tebex asegura que para combatir el absentismo son necesarias políticas complementarias: condicionar el cobro de los incentivos a las asistencias y velar por mejores ambientes laborales. La receta la aplican en casa y aseguran tener un bajísimo índice de ausencias. "Eso sí: cuando me enfermo, el médico también viene a controlarme", remata el director de la compañía.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad