El sector del taxi en Barcelona, dividido por las nuevas tarifas

stop

APLICADAS

Cola de taxis en el aeropuerto de BCN.

28 de diciembre de 2012 (19:58 CET)

El sector del taxi en Barcelona ya aplica las nuevas tarifas para 2013 que suponen menos suplementos y un precio por kilómetro más elevado. El 15 de diciembre entraron en vigor los nuevos precios para el Área Metropolitana y, con ellas, las carreras son por cada kilómetro un 3,3% más caras --el 2% más por el incremento del IVA del 8 al 10%, y el 1,3% para compensar gastos de explotación como el del carburante--. El servicio es un poco más caro para los usuarios pero del todo insuficiente para buena parte de los taxistas que ven como la gasolina se dispara mes a mes.

El Consejo Metropolitano de la Administración Metropolitana de Barcelona (AMB) aprobó el 6 de noviembre las nuevas tarifas, aunque los taxistas tienen hasta finales de año para adaptar sus taxímetros a los cambios. Ya solo el precio por kilómetro ha pasado en un año de los 0,93 a los 0,98 actuales los laborales entre las 08.00 y las 20.00 horas. Por su parte, la tarifa nocturna entre semana de 20.00 a 08.00 horas, los sábados de 08.00 a 20.00 horas y los festivos de 06.00 a 20.00 horas ha subido del 1,18 euros al 1,24 euros.

Y se ha creado una nueva tarifa específica para los sábados y festivos de 20.00 a 06.00 horas, con un coste por kilómetro de 1,44 euros. El Instituto Metropolitano del Taxi defiende el incremento “ponderado”, el cual, según fuentes del sector debería de haber sido del 10%.

Menos suplementos

Los cambios no sólo incluyen incrementos. También se ha aprobado la eliminación de suplementos que beneficia principalmente al empresario que viaje y a los turistas. En concreto, se ha suprimido el euro por maleta o bulto (de tamaño igual o superior a los 55x35x35 centímetros).

Además, los dos euros que empezaban a cobrarse de manera automática los jueves, viernes y sábado a las 00.00 horas hasta las 06.00 tampoco se embolsarán. Fuentes del sindicato mayoritario del sector en Barcelona, la Asociación de Taxistas de Catalunya (Stac), han explicado a Economía Digital que ésta era una “histórica reivindicación”. Se aprobó en un momento de bonanza económica para incentivar la salida de taxis, pero ahora ha perdido todo su sentido. El mismo sindicato afirma que los taxistas han comprendido que no se podía subir más los precios dada la situación económica.

Eso sí, la tarifa para entrar o salir del Aeropuerto de El Prat o del muelle adosado del Puerto (el de los cruceros) cuesta 4,20 euros frente a los 3,10 y 2,10 respectivamente, que costaba en 2012. El precio de salida del recinto Fira de Barcelona en L’Hospitalet se mantiene en 2,10, euros, así como de la salida de la estación de Sants a la que se le suma la de França y la del Nord, dos estaciones por las que no se cobraba antes dicho suplemento. Este punto es uno de los críticos para el sector mayoritario, que reclama extender el suplemento a todas las estaciones de los 30 municipios del Área Metropolitana, pero que no se ha aprobado.

Cruce de críticas

Esta última ha sido la principal crítica por la que ninguna organización de autónomos ha firmado el cambio de precios. El segundo sindicato con mayor representatividad, la Confederación de Autónomos de Catalunya, CTAC-UGT, no acepta los nuevos precios. Según ha explicado a este diario su secretario general, Salvador Duarte, las tarifas son inviables e insuficientes para suplir el incremento del precio del gasoil. Pedían un incremento superior. “Se ha ido para atrás”, ha aseverado Duarte, quien ha añadido que no es un incremento razonable.

Por su parte, fuentes del Sindicato de Taxis Autónomos de Barcelona (Stab), también han aseverado que la subida del precio por kilómetro es mínima para suplir el coste del gasoil aunque entienden que dada la situación no se podía pedir mucho más. Además, han señalado que en 2011 no hubo subida, y que en 2012 fue de aproximadamente un 2%. Por todo, aprueban el incremento del 3,3%, y aseguran que los taxistas no querían cobrar los pluses que se han eliminado. Además, y según sus cálculos, al final de la jornada el taxista cobrará unos 154 euros, cuatro más que en 2012.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad