El smartphone quiere 'colarse' en el metro

stop

ENCUESTA GLOBAL

22 de mayo de 2013 (16:58 CET)

El transporte público es una alternativa en las grandes ciudades para los desplazamientos cotidianos. Los responsables municipales buscan un mayor uso de los distintos medios de transporte, pero los ciudadanos reclaman mayores facilidades, justo en un momento en el que la tecnología ya permite un enorme salto para viajar, por ejemplo, sin un billete físico.

Un estudio de Accenture ha querido conocer las nuevas inquietudes ciudadanas en nueve ciudades de hasta siete países de todo el mundo. Y la mayoría se ha pronunciado a favor de poder viajar sin billete de papel, con un solo billete para todos los transportes y adquirirlo, además, a través del móvil.

Hay otras dificultades añadidas, como la exigencia de que sean puntuales, y sin la necesidad de hacer colas.

En el caso de Barcelona, hasta el 90% de los usuarios de transporte público, --el mayor porcentaje entre todos los encuestados-- se muestra favorable a la adopción de un sistema que no cuente con billetes físicos, siempre que se dé la oportunidad de comprarlos a distancia.

Mayor interés en Barcelona


TMB, sin embargo, ya ofrece el servicio, a través del móvil, para conocer los horarios de los autobuses, y cuándo llegan a las diferentes paradas. El hecho de que Barcelona sea la sede del World Mobile Congress ha despertado, también, un mayor interés por las nuevas tecnologías y sus aplicaciones.

En el resto de ciudadanos, el porcentaje favorable a las nuevas tecnologías también es muy elevado, de hasta el 75%. Desde Seúl, Sâo Paulo, Los Ángeles, Nueva York, Washington, Berlín, París, Barcelona, o Londres, se apuesta por incorporar, de forma definitiva, la tecnología a los medios de transporte públicos.

Al mismo tiempo, uno de los deseos generalizados es que las compañías estén en contacto con sus usuarios a través de las redes sociales.

Las empresas y la tecnología

El director ejecutivo de Accenture, Miguel Ángel García Díez, asegura que la tecnología existente “ofrece posibilidades de flexibilidad, algo que las empresas de transporte no pueden permitirse el lujo de ignorar”. La adaptación de las empresas depende de cada ciudad, y de las características de cada medio de transporte.

Una de las cuestiones que demuestra el estudio de Accenture es que no hay grandes diferencias por grupos de edad en el uso de las redes sociales y de la tecnología que ya se puede utilizar. El 63% de los mayores de 65 años sigue “o tiene previsto” seguir a empresas de transporte público en Facebook y el 42% en Twitter.

El mismo grupo de edad, apunta el informe, muestra interés por recibir avisos en las redes sociales. Pero sólo la mitad de ellos reciben comunicados vía redes sociales diaria o semanalmente.


La solución, por tanto, el smartphone. Los ciudadanos, según Accenture, están preparados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad