Una delegación  de Femcat encabezada por Pau Relat se reunió el pasado julio con Quim Torra en la Generalitat. En segundo plano, entre Relat y Torra, asoma la cabeza Elena Massot.  /JORDI BEDMAR/GENCAT.CAT

Los empresarios soberanistas huyen de la confrontación para lograr sillas

stop

La asociación empresarial Femcat esquiva las pugnas para controlar Foment y la Cambra, pero su presidente entrará en el nuevo consejo de Fira Barcelona

Josep Maria Casas

Economía Digital

Una delegación de Femcat encabezada por Pau Relat se reunió el pasado julio con Quim Torra en la Generalitat. En segundo plano, entre Relat y Torra, asoma la cabeza Elena Massot. /JORDI BEDMAR/GENCAT.CAT

Barcelona, 05 de julio de 2018 (04:55 CET)

La asociación de empresarios catalanistas Femcat evita significarse en las pugnas por el control de las instituciones económicas. No ha lanzado ningún candidato para la presidencia de la patronal Foment del Treball ni para la Cambra de Comerç de Barcelona. Sin embargo, esta inmovilidad es más aparente que real. Pau Relat, presidente de Femcat, maniobra tras el telón.

Muchos empresarios esperaban que Femcat apadrinara candidatos para las elecciones de Foment y de la Cambra. De momento, no han efectuado ningún movimiento. Ni siquiera se han pronunciado públicamente sobre estos procesos. Sin embargo, el presidente saliente de la Cambra, Miquel Valls, ha incluido a Relat en la propuesta de cuatro nuevos consejeros para Fira de Barcelona. Será nombrado en el consejo general previsto para este julio.

Los empresarios críticos con Valls sospechan que ha colocado a Relat en la Fira para intentar conseguir el favor de Femcat: primero, para evitar que presenten un candidato para presidir la Cambra y, luego, para que apoyen a Carles Tusquets como sucesor, aunque el banquero esté alejado de los postulados de esta asociación empresarial catalanista.

Las candidaturas de Ramon Masià y José María Torres, que también aspiran a suceder a Valls, andan con la mosca detrás de la oreja por la actitud de Femcat.

Derrota ante Joan Rosell

Femcat lanzó en el pasado diversas ofensivas para controlar las instituciones económicas catalanas. La más sonada fue en 2010 cuando presentaron a Joaquim Boixareu, expresidente de esta asociación empresarial, para liderar la patronal Foment del Treball. Pese a contar con el apoyo de los convergentes, Boixareu fue derrotado claramente por Joan Rosell, actual presidente de la CEOE.

Ahora, Femcat ha cambiado de estrategia. Ha optado por la “negociación” en vez de la “confrontación” para logar sillas en las instituciones, según señalan fuentes patronales. A preguntas de este medio, en Femcat remitieron a una declaración de Relat en la que expresa su “respeto por el funcionamiento interno de cada institución para escoger a sus representantes”. Declinan hacer más comentarios.

Reunión con Quim Torra

Una delegación de Femcat se reunió el pasado lunes con Quim Torra en el palacio de la Generalitat. Acompañaron a Relat los empresarios Joaquim Boixareu (Irestal Group), Miquel Martí (Moventia), Immaculada Amat (Amat Immobiliaris) y Cristian Rovira (Grup Sifu).

Además de estos empresarios, en el patronato de la fundación Femcat están, entre otros, Jaume Alsina (Bon Àrea), Jordi Bagó (Serhs), Joan Font (Bon Preu), Albert Esteve (Esteve) y Xavier Cambra (Transmission). Este último ha sido nombrado este miércoles presidente del grupo Editorial Enciclopèdia Catalana. Hasta enero de 2017, también formó parte del patronato Jordi Cuixart, presidente de Òmnium, en representación de la empresa de embalajes Aranow. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad