Eroski propone a los preferentistas recuperar sólo el 15% de la inversión

stop

La CNMV suspende la cotización de los bonos de deuda perpetua que afectan a 40.000 titulares

16 de enero de 2014 (13:52 CET)

Eroski, propietaria de Caprabo, ultima una propuesta para intentar calmar los ánimos de los preferentistas. La cadena de supermercados vasca quiere devolver solo el 15% del dinero invertido por los ahorradores que adquirieron deuda perpetua sin saberlo, según denuncian los tenedores de estas participaciones. También ha planteado una quita del 30% y el resto sería convertido en bonos a 10 años.

Los preferentistas han rechazado de forma rotunda la propuesta, aunque aseguran que la cadena de supermercados no ha presentado la solución de manera formal. “Si está propuesta es cierta, creemos que es una tomadura de pelo y que la empresa no tiene la intención de solucionar el conflicto. Parte de la solución pasaría por bonos a 12 años. Y hay mucha gente, personas mayores, que no vivirán esos años”, explica Ricardo González de Durana, presidente de la asociación Altetuak, que agrupa a los afectados por las preferentes de Eroski.

Negociación de deuda

La compañía presentará una propuesta en firme una vez que culmine el proceso de reestructuración de la deuda, de 2.500 millones de euros, que el grupo negocia con 22 bancos acreedores, según publica el diario El Correo este jueves. Las aportaciones financieras de Eroski, que alcanzan un importe de 660 millones de euros, están colocadas entre 40.000 afectados.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha decidido suspender este jueves la negociación de las aportaciones financieras subordinadas Eroski. El organismo ha tomado la decisión para no “perturbar el normal desarrollo de las operaciones”.

A finales del pasado año, Eroski logró el respaldo de las entidades financieras a su plan estratégico de negocio, para refinanciar su deuda que fue engrosada cuando la cadena digirió a Caprabo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad