Ficosa prevé facturar hasta 6.600 millones de euros con unos nuevos sistemas de seguridad

stop

En junio lanzarán en Francia la primera generación de los dispositivos Marta desarrollados con Seat, Telefónica, ETRA, GMV y el Ministerio de Ciencia e Innovación

José A. Fernández, Kim Faura, Xavier Pujol, Ramón Paredes, Jesús Serrano y Vicenç Aguilera

10 de febrero de 2011 (17:44 CET)

En junio, Ficosa empezará a comercializar con un grupo automovilístico francés -no han querido revelar el nombre- unos nuevos sistemas de seguridad “que facilitaran la movilidad y reducirán los accidentes”, en palabras del director de operaciones de la empresa catalana, Vicenç Aguilera. La primera generación de estos dispositivos, los Marta (Movilidad y Automoción con Redes de Transporte Avanzadas), servirán para controlar las baterías de los coches eléctricos, hacer algunos pagos relacionados con los seguros y tendrán un sistema de comunicación de emergencia.

Por ejemplo, una llamada que se realizará de forma automática cuando se dispare el airbag del vehículo y permitirá detectar el lugar del siniestro a través del dispositivo GPS que llevará incorporado. “Serán obligatorias en 2014 en toda Europa y significarán un paso adelante muy importante para la seguridad vial”, ha explicado el consejero delegado del grupo, Xavier Pujol. La primera generación de esta tecnología supondrá a Ficosa ingresar 60 millones de euros de un único cliente. El directivo catalán ha declarado que tienen previsto llegar a facturar “hasta 6.600 millones de euros en 2015, cuando estemos operando en un mercado global”.

Y es que el grupo automovilístico competirá con otras empresas alemanas, estadounidenses y japonesas que también están trabajando en este segmento en expansión. Además de la llamada de emergencia, trabajan en sistemas de visión nocturna para detectar a peatones, sensores de somnolencia y otros elementos de seguridad activa alrededor del vehículos, como la localización de obstáculos cuando se esté adelantando, entre otros. Por el momento, desde el grupo han reconocido que también están negociando con un cliente alemán.

Equipo

El diseño de todos estos novedosos dispositivos empezó en 2007. Ficosa ha trabajado junto a Seat, Telefónica, ETRA, GMV y el Ministerio de Ciencia e Innovación. Con un presupuesto de 35 millones de euros (15,5 millones recibidos a través del programa de Consorcios Estratégicos Nacionales de Investigación Técnica, Cenit), también han participado en el desarrollo de Marta 18 empresas españolas de diversos sectores y 19 centros de investigación y universidades.

“El día de mañana los Marta será algo tan habitual como el ABS o el airbag de un vehículo”, ha reconocido el vicepresidente de relaciones gubernamentales e institucionales de Seat y el grupo Volkswagen en España, Ramón Paredes. Por el momento los vehículos de estas dos marcas no tendrán la tecnología, ya que el entorno aún no está preparado para empezar su aplicación. Sobre todo, en el capítulo de gestión de la movilidad. Los sistemas Marta también permitirá obtener información del tráfico en tiempo real y actuar en consecuencia (semáforos inteligentes, regulación de congestiones puntuales, etc.).

Finalmente, los dispositivos también están pensados para identificar y poner en alerta inicialmente a los conductores ante un vehículo que comete infracciones (saltarse un semáforo, kamikazes en dirección contraria, etc.); alertar de los coches cercanos y cuentan con una plataforma para ofrecer entretenimiento a los acompañantes.

Viladecavalls

Las nuevas generaciones de los sistemas de seguridad se trabajarán en el nuevo centro de investigación que Ficosa tendrá en Viladecavalls. Ahora se está adaptando la antigua factoría de Sony para empezar todo el proceso de desarrollo de estos productos, desde el diseño de los dispositivos hasta las pruebas.

Además de la normativa europea, desde la empresa automovilística catalana recuerdan que en breve saldrán nuevas leyes en otros países que propiciarán la comercialización de Marta. Entre otras, la obligación de los vehículos estadounidenses de tener sensores de aparcamiento posteriores o los localizadores GPS que deberán llevar incorporados los vehículos brasileños.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad