Fnac da marcha atrás: retira el ERTE y la rebaja salarial

stop

ACUERDO

La entrada de la tienda de la Fnac en Alicante.

21 de marzo de 2013 (21:00 CET)

La presión de los trabajadores ha hecho efecto, cuando todavía faltaba una jornada para que concluyeran las negociaciones entre la dirección de la Fnac y los representantes de los trabajadores. La multinacional francesa ha reculado en su propuesto de ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) hasta 2016, retira la bajada del 3% de los sueldos, y se establece un sistema de copago para que los trabajadores mantengan su seguro privado con la firma Sánitas.

Además, se introduce una nueva medida para recortar gastos: el bono de los directivos se reducirá un 50%. Según CCOO, “estamos muy contentos, no nos esperábamos esto”. El acuerdo se alcanzó en la tarde del jueves  en el Comité Intercentros y la primera consecuencia es que las huelgas previstas en distintos centros y demás acciones de protesta se suspenden.

Beneficios discutidos

La propuesta inicial de la Fnac se basaba en que la firma sólo había registrado unos beneficios de 4,5 millones de euros en 2012, frente a los 12,5 millones de 2011. El sindicato UGT se mostró muy escéptico desde el principio con respecto a estas cifras, ya que consideraba que los beneficios habían sido muy superiores.

El sindicato acusó a la empresa de enviar dinero a la delegación francesa para que ofreciera mejores resultados de cara a su inminente salida a Bolsa, lo que afectó a las cuentas en España. Además, desveló que en 2012, entre disminución de contratos temporales y despedidos, la plantilla se había reducido en un 9%, un punto menos de los establece la ley como límite para el ERE. Cerca del 60% de los despidos, según UGT, fueron improcedentes.

En base a esas cifras, la propuesta de la empresa era recortar, en total, un 15% los salarios de los trabajadores. Para lograrlo, incluía una disminución directa del 3%, un ERTE, y la eliminación del seguro privado. Un trabajador a tiempo completo que hubiera ingresado hasta la fecha 900 euros mensuales habría visto reducido sus ingresos a 700 euros.

Reacción

La reacción de los trabajadores no se hizo esperar. Primero, el centro de A Coruña anunció una huelga indefinida a partir del próximo lunes. Madrid se sumó después anunciando dos jornadas de paros en marzo. Valencia, Alicante y Zaragoza debían decidir el jueves si se sumaban. Para el 23 de abril, San Jordi (el día del libro), la huelga sería conjunta en los 25 centros con que cuenta la firma en España.

La presión sindical y la movilización en las redes sociales ha sido determinante para que la firma francesa diera su brazo a torcer. Los trabajadores llegaron a solicitar a los clientes que no compraran más en sus tiendas e, incluso, que renunciaran a la tarjeta de socios.

Finalmente, no será necesario. Ayer se alcanzó un acuerdo que devuelve la tranquilidad a la plantilla y aleja el fantasma de las movilizaciones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad