Fnac inicia una 'discreta' reorganización del negocio en España

stop

GRANDES SUPERFICIES

Interior de una de la tiendas de Fnac en España

19 de febrero de 2013 (21:56 CET)

Un despido aquí y otro despido ahí. Los sindicatos de Fnac rehúsan dar cifras oficiales, pero creen que en toda España los afectados llegarán a los 50 trabajadores. No son muchos para la firma, con 25 tiendas repartidas por todo el país, pero suficientes para inquietar a los trabajadores (cerca de 2.000 en total).

El ejemplo de Italia, donde la compañía francesa cerró todos sus centros el pasado año, no es un buen augurio. Sin embargo, los sindicatos piden “prudencia” y “tranquilidad”. Aseguran que no hay nada en el horizonte que haga pensar en un expediente de regulación de empleo (ERE) o en que se supriman puestos de trabajo a un mayor ritmo.

Recortes en comunicación

La mayor parte de las salidas se han producido en el departamento de comunicación. En pocos meses han pasado de contar con un responsable en cada centro a prescindir de seis (tres despidos improcedentes y tres bajas voluntarias). La empresa, por su parte, confirma que se han dado algunos casos, pero se niega a concretar cuantos.

La caída de ventas de Fnac, como en muchos otros sectores de la economía española, ha pasado factura a los encargados de comunicación que ya no son tan necesarios. Hace un par de años, estos empleados tenían una actividad presencial en la sala donde se hacen los actos (como responsables de la firma) casi a diario. Ahora, su presencia se reduce de miércoles a domingo, en el mejor de los casos.

En la tienda de Zaragoza de la Plaza Imperial, por ejemplo, en febrero sólo se programaron seis actividades, la mayoría de ellas proyecciones de películas. Cada vez hay más pases de vídeo y exposiciones y menos presentaciones o debates como consecuencia de la reducción del número de productos que promocionar y de que hay menos gente a quien vendérselos.

Tirar balones fuera

Sobre el goteo de despidos, fuentes de Fnac aseguran que no van ligados ni están motivados por el posible debut en bolsa o la venta de la firma. Aunque no niegan la salida de algunos trabajadores, la compañía insiste en que estas decisiones forman parte de la dinámica de la empresa. “Ha habido algunos cambios rutinarios”, subrayan. Sin duda, una reorganización discreta cuyo verdadero alcance se conocerá con el tiempo.

Pero las cifras económicas de Fnac apuntan hacia otro lado. La cifra de negocio a nivel global cayó el 3,2% en 2011 y los beneficios se redujeron a la mitad, con 103 millones de ganancias anuales. En España, los beneficios ascendieron a 12,4 millones, según fuentes sindicales.

Son unos datos negativos derivados, en parte, de la creciente piratería en el sector audiovisual y de los portales y webs de video streaming que han aflorado en Internet. A eso se suma, en general, la crisis que ha afectado con dureza al sector de ocio.

Nueva directora en España

En paralelo al adelgazamiento de algunos departamentos y tan sólo siete meses después de que Fnac fichara a Eric Surdej como nuevo director de España, la compañía ha decidido prescindir de él y ya le ha encontrado un sustituto. El negocio español lo gestionará ahora una mujer, Claudia Silva.

La sucesora de Surdej, que se encargaba de la filial portuguesa, ha ganado peso en el grupo con este nuevo cargo en España. “Llevará toda la zona del sur de Europa”, según han confirmado fuentes de Fnac a Economía Digital.

Aunque la compañía desmiente que su nombramiento sea motivo de una reestructuración interna de la compañía, Fnac España ha sufrido una especie de crisis de identidad en el último año. Primero fue el traslado de Enrique Martínez que, tras 13 años en Fnac España, se convirtió en nuevo director general en Francia y su decisión de cederle el cargo a Surdej que venía de LG Electronics.

Ejemplos

De momento, la reorganización tampoco parece una operación a gran escala. En Valencia se han producido tres bajas, una de ellas en el área de comunicación que ha sido reemplazada por una persona de Catalunya. Mientras, en Barcelona, un responsable de comunicación asume la coordinación de dos tiendas. En Madrid quedan cuatro encargados de esta área para sus seis centros y en Alicante los despidos ascienden a tres.

Otras fuentes internas de la empresa han asegurado a Economía Digital que “aunque los datos de 2012 no se conocerán hasta verano, serán sin duda peores que los de 2011. Aún así, habrá beneficios”, añaden. Las perspectivas, teniendo en cuenta el contexto actual, no son del todo negativas. “El nuevo convenio del sector que permitirá abrir todos los centros los domingos y festivos se ve con optimismo”, explican. “Quizás el problema sea que no todas las tiendas estén teniendo los resultados esperados: son 25 y algunas presentan cifras en rojo”.

Ante la crisis, el lujo

El pasado octubre, el grupo francés propietario de Fnac, Pinault-Printemps-Redoute (PPR), anunciaba la posible venta de la cadena de productos técnicos y culturales así como de La Redoute, especializada en venta a distancia.

El motivo es que quiere centrar su negocio en las firmas de alto standing como Gucci, Yves Saint Laurent, Alexander McQueen, o Balenciaga, donde no tienen cabida ni Fnac ni La Redoute. PPR es el tercer grupo en venta de artículos de lujo, por detrás de LVMH y Richemont.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad