Foment minimiza el impacto de las turbulencias chinas en la recuperación española

stop

Optimismo

Salvador Guillermo y Valentí Pich, cargos de la patronal catalana Foment del Treball

en Barcelona, 09 de septiembre de 2015 (18:10 CET)

Poco más que cosquillas. Ese será más o menos el efecto que tendrá la actual crisis china en la recuperación de las economías española y europea. A pesar de que los mercados sí que se han resentido de la desaceleración china –con altibajos, ya que si bien ha vivido unas semanas de tendencia bajista, este mismo miércoles el Íbex ha recuperado los 10.000 puntos con una subida cercana al 2%–, la patronal catalana Foment del Treball y el presidente de los economistas españoles creen que apenas se notará en los países desarrollados.

El PIB español está creciendo un 3,1% interanual, según el último dato oficial, del segundo trimestre. "Este crecimiento ha sorprendido a todo el mundo", ha admitido este miércoles el presidente de la comisión de Economía y Fiscalidad de Foment, Valentí Pich, quien también preside el Consejo General de Colegios de Economistas de España. A pesar de la sorpresa, la patronal es optimista y cree que la economía española, así como la catalana, cerrarán el año con crecimientos de entre el 3,3 y el 3,5%.

"Es cierto que hay algunos elementos de incerteza creados por la crisis asiática, sobretodo de China, pero su impacto en las economías desarrolladas será muy leve", ha valorado Salvador Guillermo, director del departamento de Economía de Foment. Impacto ha tenido en las materias primas, especialmente con el abaratamiento del petróleo, ha admitido Guillermo, pero ha minimizado su impacto: "No estamos ante una situación de deflación".

Récords pero también algunos riesgos

La recuperación de la economía española es suficientemente fuerte, de momento, para resistir la desaceleración China. En el Informe de Coyuntura presentado este miércoles, la principal patronal catalana destaca los buenos datos de los últimos meses en exportaciones, capítulo en el cual tanto Cataluña como España están en cifras récord, que juntamente con el crecimiento de los países de la UE, principal mercado exterior de las empresas nacionales, les hacen ser optimistas.

También han subrayado la mejora de la producción industrial, de las ventas de viviendas y del crédito como factores positivos. Guillermo ha puesto como ejemplo la subida del precio de la vivienda del 4,2%, conocido este martes, de que la recuperación va por el buen camino.

Aun así, Guillermo y Pich han puesto algún pero a la recuperación, especialmente uno: el alto paro que sufre España, que supera el 22%. Además, también han señalado como retos el alto endeudamiento del Estado y el actual déficit de la Seguridad Social.

El crecimiento se desacelera en 2016

El optimismo de la patronal catalana se alarga, al menos, hasta 2016, cuando creen que el PIB español puede crecer entre un 2,7 y un 3%, algo menos que este año a causa de que algunos elementos que actualmente están tirando de la economía "ya estarán asentados" y su impacto será menor. Por ejemplo, difícilmente habrá más rebajas de IRPF o de los tipos de interés.

En este análisis, Foment no teme las incertidumbres políticas en Cataluña y España, a pesar de que Salvador Guillermo y Valentí Pich han admitido que entraña algunos riesgos. Por eso, han pedido "sentido común" en las políticas económicas y "la máxima certidumbre de los procesos" electorales que vienen, por parte "de todos" los partidos que se presentan a las elecciones catalanas y españolas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad