Godó confía en que Liberty desbloquee el futuro de la Cadena Ser

stop

La cadena radiofónica había aparcado sus planes de salida a bolsa fruto de la crisis del grupo Prisa

07 de diciembre de 2010 (12:51 CET)

Liberty y Prisa ya son sólo uno. La fusión ha levantado las máximas expectativas en Grupo Godó y el fondo de capital riesgo 3i. Los dos compañeros de viaje de Prisa en el capital de Unión Radio (Cadena Ser) llevan dos años y medio esperando que se acometan las inversiones previstas. De que se reactiven depende una salida a bolsa que podría producirse en 2013.

Desde que en abril de 2008 el fondo de capital riesgo 3i entró en el capital de Unión Radio, propietario de la Cadena Ser, el más absoluto inmovilismo se ha instalado en la gestión del grupo. La situación financiera límite de Prisa y la fuerte caída de los ingresos de la emisora ha paralizado la gestión de una cadena para la que había jugosos proyectos.

Tan jugosos como los 125 millones que 3i tiene comprometidos para aumentar su participación desde el 8,14% hasta el 16,6% bajo la fórmula de la ampliación de capital. Grupo Godó tiene otro 18,37%.

30 meses de parálisis

El valor de esos 125 millones es en este momento incalculable. En pleno terremoto en el sector de los medios de comunicación, la Ser podría afrontar el tan ansiado plan de crecimiento internacional que lleva 30 meses durmiendo el sueño de los justos con unas valoraciones mucho más atractivas que cuando fue consensuado por los tres accionistas.

El objetivo es muy ambicioso y se llama Estados Unidos. El salto al otro lado de Atlántico es tan querido como necesario en un momento en el que los ingresos de explotación y el ebitda del negocio radiofónico del grupo en España siguen cayendo, un 1,6% y un 6,5% respectivamente, hasta septiembre de este año.

Con el mercado nacional muy maduro, sólo ampliando su radio de acción a plazas tan naturales como Miami, y a otras ciudades con una gran población de habla hispana como Los Ángeles, Phoenix o Chicago, se puede garantizar una salida a bolsa exitosa de Unión Radio en un plazo razonable.

Cotización bursátil


Los accionistas del grupo han marcado como tinta roja en el calendario el año 2013 para que el grupo radiofónico empiece a cotizar. Para entonces, las adquisiciones previstas en el plan de negocio deberían estar totalmente asimiladas y puestas en valor.

La evolución del negocio radiofónico del grupo demuestra la importancia del salto a Estados Unidos, donde Prisa apenas cuenta con dos emisoras y una productora de espacios comerciales. Hasta septiembre de este año, el negocio internacional de la pata radiofónica internacional de Prisa crece a un ritmo del 157,8% en ebitda. Pero aunque el porcentaje es muy bueno, el beneficio operativo es de apenas 18,87 millones de euros, frente a los 46,24 millones de España.

Por lo tanto, para los dos accionistas de la Ser junto a Prisa, la llegada de Liberty es sinónimo de desbloqueo. Aunque llevan dos años y medio sufriendo la crisis del grupo de comunicación, saben que la Ser es una de las dos joyas de la corona de Prisa, junto a Santillana, donde otro inversor financiero, DLJ South American Partners, compró este mismo año un 25% por 279 millones de euros.

Venta incierta


Aunque se ha especulado con el presunto interés de los fondos de capital riesgo por adquirir Unión Radio, Liberty no parece por la labor de desprenderse de unos de los pocos negocios del grupo con capacidad de crecimiento. De momento, de las conversaciones entre las partes, todavía muy superficiales, sólo se desprende que el plan de crecimiento del grupo debe ser retomado.

Ahora, con la refinanciación de los 1.800 millones de euros que adeuda a sus acreedores y la liquidez de unos 1.000 millones que le reporta a Prisa la venta de sus negocios de televisión, el grupo vuelve a mirar hacia adelante. Lo peor para 3i y Godó puede haber pasado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad