Grífols refinancia 4.075 millones de euros

stop

La operación incluye el total de su deuda financiera y el coste medio se reduce dos puntos hasta el 3,5%

Víctor Grífols / EFE/ Alberto Estévez

17 de marzo de 2014 (12:21 CET)

Grífols ha concluido la refinanciación de toda su deuda financiera. La operación ha ascendido a los 4.075 millones de euros, cifra en la que se incluye el crédito puente de 1.079 millones usado en la compra de la unidad de diagnóstico transfusional de Novartis.

El grupo saca pecho del poco tiempo que ha necesitado para completarla (se inició el pasado 24 de febrero) y de que el conjunto de la negociación ha permitido rebajar el coste medio de la deuda en dos puntos y se sitúa por debajo del 3,5%.

Ahora, la estructura consta de una deuda asegurada senior de 3.238,8 millones de euros y la llamada senior unsecured notes, cuyo montante asciende a los 719,68 millones. Aquí se enmarca la reciente emisión de bonos concluida por Grífols. La nueva colocación ha servido para cancelar el papel de enero de 2011. La compañía indica que la elevada sobresuscripción ha permitido conseguir condiciones más favorables. El vencimiento está situado en 2022 con un interés anual del 5,25%, frente al 8,25% anterior.

Características de la deuda senior

La mayor parte de la financiación de la multinacional se da en deuda senior, que consta de dos tramos distintos. Grífols ha pactado con sus acreedores bancarios, entidades de todo el mundo, retornar en 2020 un total de 503,82 millones de euros a un tipo de interés variable. Se calcula con el Libor, la misma tasa a la que se referencian la mayoría de préstamos interbancarios en el mercado mayorista, más 250 puntos básicos.

El segundo tramo es el más destacado. La multinacional con sede en Sant Cugat del Vallès (Barcelona) ha conseguido 2.734,8 millones de inversores cualificados. El pacto con los fondos de inversión han fijado el vencimiento en 2021 con un interés del Libor más 300 puntos básicos.

Agentes colocadores


Grífols es el tercer grupo de hemoderivados del mundo, por detrás de los gigantes estadounidenses Baxter y CCL Pharmaceuticals. Presidida por Víctor Grífols, recuerda que las agencias Moody's y Standard & Poor's mantienen el rating corporativo de la compañía tras concluir la refinanciación.

Osborne Clarke y Proskauer Rose han actuado como asesores legales del proceso. Nomura, BBVA, Deutsche Bank, HSBC y Morgan Stanley han sido los agentes colocadores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad