Guerra entre los puertos valencianos para atraer el tráfico de mercancías

stop

Castellón anuncia que bonificará tarifas y Valencia apela a otros servicios para atraer más demanda

Una imagen panorámica del puerto de Valencia.

Valencia, 17 de febrero de 2016 (01:00 CET)

Los puertos de la Comunidad Valenciana se vigilan de reojo para captar mercancías a base de bonificar tarifas que hagan más atractivo trabajar en Castellón que en Valencia o en Sagunto que en Castellón. La guerra entre las instalaciones ya se ha desatado.

El primer paso lo dio el pasado mes de enero el nuevo presidente del Puerto de Castellón, Francisco Toledo, anteriormente diputado del PSOE y rector de la Universidad Jaume I, al anunciar una bonificación de tarifas apoyándose en la ley de puertos del Estado. La finalidad, captar carga de azulejos que suponen actualmente el 10 % de la mercancía que mueve el puerto de Valencia.

El muelle valenciano, con el nuevo presidente Aurelio Martínez, que fue conseller de Economía con Joan Lerma y presidente del ICO, ha optado por no entrar en polémicas. En público mantienen que ofrecen más factores para competir por esta carga que el mero hecho de  bajar precios. "Cada uno tiene su estrategia comercial y lo hace como mejor entiende", han dicho a Economía Digital fuentes del puerto de Valencia.

Hartos de Sagunto

En el puerto de Castellón explican que la bonificación de tarifas alivia entre un 25 al 40 % de forma progresiva; siempre en base al número de contenedores que se muevan.

En 2011 ya hubo una política comercial de bonificación, con la aplicación de criterios parecidos. Y es que los puertos valencianos siempre compiten por captar mercancías de unos contra otros, aunque todos reconocen la supremacía de Valencia.

En Castellón añaden que Valencia presume de no entrar en estos conflictos, pero manda al puerto de Sagunto a competir con tarifas y condiciones más ventajosas. Sus cuentas siempre están apoyadas desde los presupuestos de Valencia, que también tiene el puerto de Gandía en su área de influencia.

Las diferencias entre el puerto de Sagunto y el de Castellón se acrecentaron cuando la Generalitat optó por el primero para instalar una planta gasificadora que tenía que licuar el gas que venía de Argelia para las industrias azulejeras.

La decadencia del Puerto de Alicante

Los puertos  de Castellón y Valencia alardean de tener en 2015 los mejores resultados de su historia. Mientras el de Alicante, con Juan Antonio Gisbert, ex director general de la CAM, como nuevo presidente, mantuvo en 2014 una tendencia a la baja que no consigue remontar desde hace años.

Valencia ha alcanzado en 2015 los 70 millones de toneladas y un crecimiento importante en contenedores. Una nota oficial del Puerto dice que son los primeros de España en tráfico de contenedores, por encima de Barcelona y Algeciras.

El de Castellón también dice que ha batido records respecto a años anteriores, aunque lo atañe al crecimiento de la economía regional y las exportaciones. 

Los chinos entran en liza

Los puertos de Valencia y Castellón esperan que el Corredor Mediterráneo les de el espaldarazo definitivo como puertos de referencia en el Mediterráneo. El de Alicante quiere consolidarse como puerto de cruceros, aunque es un mercado muy competitivo y a la baja.

Pero en Argelia anunciaron hace unas semanas que una empresa china construirá un superpuerto (El Hamdania) en la localidad de Cherchell,  a unos 80 kilómetros de Argel, con la intención de focalizar el tráfico en el Mediterráneo. La empresa china Cosco ya explota dos grandes muelles en el puerto griego de El Pireo.

En el fondo siempre está la versión de que será capital chino el que al final acabará construyendo el Corredor Mediterráneo de mercancías, para evitar de esta manera dar la vuelta hasta los grandes puertos europeos en el Atlántico como Rotterdam. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad