¿Ir al cine? Sí, pero fuera Barcelona o Madrid

stop

LAS CIUDADES MÁS CARAS PARA VER UNA PELÍCULA

Colas a las puertas de los cines Capitol durante la Fiesta del Cine

Barcelona, 19 de diciembre de 2014 (20:31 CET)

Ir al cine se ha convertido, para algunos, en un auténtico lujo. Sin embargo, en todas las ciudades de España el bolsillo de los usuarios no se resiente del mismo modo. ¿Dónde es más caro disfrutar de una película o un estreno? En días laborables, ir al cine cuesta más en Barcelona, A Coruña, Alicante, Oviedo y Madrid, por citar las cinco ciudades más caras.

Facua-Consumidores en Acción ha hecho un informe comparando los precios de más de un centenar de salas de cine españolas y ha llegado a la conclusión de que, según la ciudad, entre la alternativa más cara y la más barata hay una diferencia de precio del 138%, lo que significa más que duplicar el coste final.

Si la decisión de ver una película se produce en fin de semana, Barcelona y Madrid siguen ocupando las primeras posiciones en cuanto a coste. Sentarse en una butaca de una sala en la capital catalana sale de media a 9,23 euros y en Madrid a 8,54 euros. Y entre ambas ciudades se situaría A Coruña, con 8,60 euros.

Para ver una 'peli' hay que ir al sur

Pero, ¿dónde hay que ir para pagar menos? Las capitales más baratas en fin de semana y festivos están al sur del país. En concreto, Granada, Melilla, Almería y Huelva. En estas ciudades, los precios oscilan entre los 4,75 euros y los 5,50. La diferencia de las tarifas entre unas ciudades y otras de España alcanza estos días el 111%.

Entre semana, la elección más cara sigue siendo Barcelona. La ciudad de Gaudí cuenta con las entradas de cine más costosas de España. De media, los precios rondan los 9 euros, frente a los 4,5 euros de Granada o los casi 5 euros de Huelva. "En la última década, Barcelona ha ocupado las primeras posiciones en cuanto a los precios más caros, excepto en 2010", explican fuentes de Facua.

En el sector, sin comentarios

Sin embargo, sobre esta brecha tan importante de precios entre unos destinos y otros de la geografía española, la Federación de Cines de España no quiere hacer valoraciones ni ofrecer su versión al respecto. "No comentamos sobre estos temas ni sobre los estudios de Facua", añaden a este diario.

Tal vez uno de los motivos de este silencio es que Facua lleva reclamando desde hace años una tarifa plana mensual que no acaba de fructificar ni gustar en el sector. Además, la organización critica que las entradas de cine no han bajado de precio este año a pesar de la situación económica.

No obstante, si las tarifas son más asequibles --como han demostrado algunas promociones-- los espectadores llenan las salas para disfrutar de los últimos estrenos. La última Fiesta del Cine es una muestra de ello. Con las entradas a 2,90 euros, más de dos millones de espectadores acudieron a los 361 cines que se sumaron al evento, un15% más que la anterior edición, reabriendo, de nuevo, el debate sobre el precio de las entradas y el cine como un bien cultura menos asequible para el común de los mortales.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad