Joan Hortalà se juega 212.000 euros en el plan de retribución variable de BME

stop

La empresa gestora de las bolsas españolas aprueba un plan de retribución que convierte al presidente de la Bolsa de Barcelona y accionista de Gaesco en uno de los directivos mejor pagados del hólding

01 de abril de 2011 (04:30 CET)

El presidente de la Bolsa de Barcelona y consejero ejecutivo de Bolsas y Mercados Españoles (BME) está de enhorabuena. El consejo del hólding de mercados españoles aprobará en la junta de accionistas del próximo 28 de abril un plan de retribución variable del que Joan Hortalà es el segundo gran beneficiado tras el presidente de BME, Antonio Zoido.

Hortalà es un peso pesado en BME y así lo ha reconocido la compañía concediéndole la posibilidad de embolsarse más de 200.000 euros en acciones si el grupo consigue determinados objetivos en los tres próximos años.

El plan, dirigido a 81 directivos de BME, tiene dos vertientes: un plan de retribución plurianual en acciones y un sistema de retribución variable a medio plazo.

Los dos grandes beneficiados son el presidente del grupo, Antonio Zoido, y el consejero ejecutivo Joan Hortalà. En el plan de retribución plurianual en acciones, el presidente de la Bolsa de Barcelona recibiría un máximo de 7.246 acciones que, valoradas a precio de mercado, suponen 160.000 euros. La cifra se amplía a 56.134 títulos en el caso de Zoido.

Conseguir este premio dependerá del cumplimiento de determinados objetivos en los años 2011, 2012 y 2013. Más concretamente de la comparación de la tasa de retorno al accionista y del ratio de eficiencia del grupo con los mismos ratios de otros cinco grandes competidores en el negocio bursátil.

Además, ambos directivos se embolsarían un máximo de 414.460 euros en el caso de Zoido y de 53.500 euros en el caso de Hortalá dentro del sistema de retribución variable.

En este caso, la retribución variable dependerá de la evolución del beneficio por acción (BPA) del grupo desde el uno de enero de este año hasta el 31 de diciembre de 2012.

Para Hortalá, se trata de una nueva oportunidad de conseguir un jugoso bonus. El último plan de retribución, finalizado en 2010, terminó con un sonoro fracaso.

La irregular evolución de la cotización de BME ha impedido a los directivos embolsarse cantidad alguna. No obstante, este año la acción de BME gana más del 20%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad