KPMG califica de “trama organizada” los manejos de la cúpula de Pescanova

stop

El avance preliminar de la auditoría forense destaca los desproporcionados sueldos de los directivos supuestamente implicados

Embarcación de Pescanova, al lado de una imagen del presidente De Sousa / EFE

04 de julio de 2013 (21:21 CET)

El informe preliminar de la auditoría forense de Pescanova realizada por la consultora de KPMG es demoledor. Tanto, que fuentes conocedoras del documento indican que cuando el estudio esté rematado, podría derivar en la salida inmediata de directivos de la compañía. Entre ellos, el propio presidente Manuel Fernández de Sousa. Esas mismas fuentes indican que la auditora emplea en su informe el término de “trama organizada” al referirse a los supuestos manejos que habría llevado a cabo parte de la cúpula de la multinacional para ocultar deuda.

Tal y como avanzó Economía Digital, la auditoría forense, de la que se podrían derivar responsabilidades penales en la gestión de la compañía, ya está sobre la mesa en un primer avance. Señala, según datos consultados, que la compañía de Fernández de Sousa articuló un entramado de filiales montado durante años con el objetivo de ocultar deuda. De acuerdo con esa proyección, Pescanova también habría “hinchado” durante años su facturación para dimensionar el balance y obtener liquidez pidiendo más créditos.

Los auditores de KMPG también habrían detectado, según los mismos interlocutores, facturas falsas con el mismo objetivo.

Retribuciones de los directivos

En lo que el informe forense define, en la práctica, como una “trama organizada” ex proceso para ocultar pérdidas, no sólo estaría implicado el presidente de la compañía. También se le sumarían hasta seis directivos de la multinacional. Entre ellos, se encontrarían, según los datos a los que ha accedido Economía Digital, el director de auditoría, el máximo responsable del departamento de administración y tanto el antiguo como el actual director financiero.

Del avance preliminar de KPMG no se desprende, no obstante, indicios de apropiación indebida por parte de los directivos. Sin embargo, el documento sí destaca que estos tenían una remuneración por su trabajo “muy elevada”, por encima de los valores habituales del mercado para esos cargos.

Ruz espera la investigación de la UDEF

El auto mediante el que el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz imputó tanto a Fernández de Sousa como a otros tres consejeros y accionistas significativos por uso de información relevante, aseguraba que la investigación haría uso del informe forense una vez esté finalizado.

También espera Ruz las conclusiones de la Unidad de Delitos Económicos y Financieros (UDEF) a la que le encargó la investigación del patrimonio del todavía presidente de Pescanova y su familia, así como los movimientos registrados en el mismo durante el último año. De hecho, el magistrado retrasó la comparecencia de Fernández de Sousa, prevista para el 1 de julio, a la espera de los datos policiales.

Consejo de administración


A pesar de su imputación, Fernández de Sousa sigue ejerciendo como presidente de Pescanova, aunque sin poderes ejecutivos por orden judicial. Este mismo miércoles, el empresario convocó, de nuevo, una reunión del consejo de administración de la pesquera para el próximo 31 de julio.

En el citado encuentro estarán presentes los representantes de la administración concursal. No se descarta que Deloitte informe de cómo se desarrolla todo el proceso.

Se prevé que se trate el nombramiento de “nuevos cargos” dentro del consejo después de las dimisiones de Antonio Basagoiti y Jesús García el abril pasado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad