La banca confirma el interés de Oetker y fondos buitre por Pescanova

stop

Las entidades acreedoras reprenden a Urgoiti por sus exigencias sobre la quita y esperarán al plan de viabilidad de Pricewaterhouse

Juan Manuel Urgoiti al lado de la factoría de Pescanova en Chapela | EFE

18 de septiembre de 2013 (21:59 CET)

Tal y como adelantó Economía Digital, entre los principales interesados en entrar en el capital de Pescanova se encuentra el grupo alimentario alemán Oetker, segundo máximo accionista de Damm, la cervecera presidida por Demetrio Carceller. Así lo han confirmado fuentes de la banca acreedora que destacan, no obstante, que la compañía de comida congelada no es la única que ha puesto la mirada en la multinacional pesquera.

Además de Oetker, que se presupone cuenta con el apoyo de Carceller y, por tanto, del actual consejo de administración de Pescanova, el radar de “numerosos fondos buitre” apunta hacia la compañía gallega.

Fidelity y Centerbridge

Entre otros, destacan los nombres de fondos como Fidelity o Centerbrigde. El primero declaró un 1% en la pesquera en pleno preconcurso de acreedores. El segundo fue uno de los fondos anglosajones que sonaron como posibles interesados en EVO Banco.

No obstante, según revelan fuentes financieras habría “muchos más interesados” en penetrar en el capital de Pescanova. Sin embargo, las condiciones de estos inversores no parecen, de momento, demasiado a atractivas. “Las exigencias que ponen son muy altas. Entre otras cosas quieren prioridad en los cobros, algo que en esta situación no es muy adecuado”, comentan.

Los bancos rechazan la quita

Por otro lado, este miércoles se produjo la primera reunión entre el actual presidente de Pescanova, Juan Manuel Urgoiti, y las siete entidades bancarias que otorgaron a la compañía un crédito urgente de 56 millones de euros antes del verano (Sabadell, Bankia, Popular, Caixabank, Novagalicia, BBVA y Santander).

Según ha podido saber este medio, las entidades reprendieron a Urgoiti por las exigencias hechas públicas en días pasados a respecto de la necesidad de una quita del 75% sobre la deuda para mantener a flote la compañía.

A la espera del plan de negocio


Los bancos que conformaban el antiguo steering committee afearon al presidente que hubiese realizado este tipo de declaraciones sin antes haberse reunido con ellos y, sobre todo, sin conocerse todavía el informe de viabilidad que prepara Pricewaterhouse. La principal opción de la banca sigue siendo capitalizar su deuda.

La gran banca acreedora no sólo reiteró su negativa a la condonación de deuda, si no que insistió en que, en todo caso, es necesario esperar a conocer el plan de negocio de la compañía, en el que se determinará la deuda soportable y las necesidades de liquidez.

Dudas sobre Novagalicia

Según fuentes financieras, de las siete entidades que conforman el núcleo duro de los acreedores tan sólo una podría llegar a recular en el tema de la quita. Se trata de Novagalicia, cuya deuda tiene calificación de subordinada por haber participado en el capital de Pescanova en el pasado, por lo que será de los últimos acreedores en cobrar.

Durante la reunión, en la que estuvieron presentes representantes de Deloitte, el administrador concursal aseguró que la concursada cuenta con liquidez hasta final de año, lo que permite trabajar en la reestructuración de su deuda.

La gran banca acreedora mantendrá reuniones periódicas con Urgoiti y con Deloitte, y nombrarán un asesor financiero que pilote este proceso. Se barajan firmas como Ernst&Young o KPMG.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad