La banca extranjera se suma a la española para aprobar el convenio de Pescanova sin Carceller

stop

En menos de 24 horas, las entidades lograron que la propuesta sumase el apoyo de casi el 60% del pasivo

Planta de Pescanova en Chapela, Pontevedra / EFE

29 de abril de 2014 (20:56 CET)

Pescanova no irá a la liquidación. En un tiempo récord, la gran banca acreedora ha conseguido reunir los apoyos necesarios para sacar adelante un convenio que 24 horas antes estaba todavía pilotado por Damm y por el fondo Luxempart. Según fuentes financieras, durante la tarde de este martes, el documento presentado ante el juez Roberto de la Cruz para reflotar la multinacional pesquera ya sumaba las adhesiones de cerca del 60% del pasivo.

La gran banca acreedora (Sabadell, Novagalicia, Bankia, Popular, Caixabank y UBI Banca) no lo tenía excesivamente difícil. Después de que el juez diese el visto bueno a que las entidades desplazasen en el convenio al consorcio formado por la cervecera de Demetrio Carceller y por el grupo luxemburgués tenía menos de 24 horas para conseguir el apoyo del 51% del pasivo, pero sólo con su deuda ya sumaban cerca del 46%.

Banca extranjera

Además, las entidades han contado con el apoyo casi inmediato de un buen número de bancos atrapados en la deuda de Pescanova, pero que no formaron parte del llamado steering committee o núcleo duro. La mayoría de las entidades nacionales con saldos pendientes en la pesquera se han adherido al convenio liderado por la banca, al igual que gran número de entidades internacionales entre las que destaca Deutsche Bank, HSBC o Citi.

Fuentes conocedoras de las negociaciones indicaron que también el ICO (Instituto Oficial de Crédito) con deuda atrapada en Pescanova se sumó a un convenio que evita la liquidación de la compañía, una posibilidad que tantos los políticos madrileños como gallegos no querían contemplar.

Adiós definitivo a Carceller y Luxempart

Este martes, los representantes de grupos de minoritarios atrapados en Pescanova descartaban que a la banca les hiciese falta tanto su apoyo como el de los bonistas. “Con el propio apoyo de la banca será suficiente, no les hará falta más para sacar el convenio adelante”, opinaba el abogado Joaquín Yvancos.

Por otro lado, y a pesar de haber sido desplazados del convenio por la banca y de que, una vez se apruebe el documento, perderán tanto su presencia en el consejo de Pescanova como su participación, Luxempart indicó ya este lunes que se adheriría al plan presentado para evitar la liquidación de la segunda empresa de Galicia. Se esperaba una actitud similar por parte de Damm.

A pesar de la aprobación del convenio, quedan todavía muchas incógnitas por despejar, como quién será el socio industrial que escogerá la banca (también se baraja la figura del administrador Senén Touza como consejero delegado) para capitanear el reflote de la compañía.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad