La Caixa salta del barco de Metrovacesa tras la ampliación de capital

stop

INMOBILIARIO

Juan Maria Nín y Isidro Fainé

27 de julio de 2011 (20:29 CET)

La Caixa ya no es un accionista significativo de Metrovacesa y será la única entidad financiera española accionista que no se echa a las espaldas el muerto de la inmobiliaria, lastrada por una deuda insostenible de 5.751 millones de euros al cierre del primer trimestre. La entidad presidida por Isidro Fainé ha aprovechado la ampliación de capital de la compañía para reducir su participación desde el 5,18% hasta alrededor de un 0,37%.

La Caixa ha rechazado la invitación de los bancos que a su condición de accionistas suman la de estar representados en el consejo de Metrovacesa y no ha suscrito ni una sola de las nuevas acciones que permitirán salvar el grupo. Por lo tanto, cuando esté terminado todo el proceso pasará a convertirse en un accionista residual de una compañía que según un informe encargado por la propia inmobiliaria a PricewaterhouseCoopers para justificar la ampliación de capital que terminó el martes, "se encuentra actualmente en una situación financiera que hace que su viabilidad se encuentre en peligro grave e inminente".

En un extraordinario ejercicio de habilidad marca de la casa, la implicación de la entidad en el proceso de refinanciación de Metrovacesa ha sido nula. Desde el primer momento, el grupo ha preferido mantenerse en un discreto segundo plano y no decir esta boca es mía hasta aprovechar la ampliación para diluirse lo máximo posible en el capital. Además de en el de Metrovacesa, La Caixa participa en el accionariado de Inmobiliaria Colonial, donde controla el 5,78%.

Como era de esperar dada la situación de la compañía, los inversores sólo han suscrito 11,68 millones de euros en la primera vuelta del periodo de suscripción preferente que acabó este martes. Es decir, sólo un 0,6% de los 1.348 millones de euros a los que asciende la operación. Pero la ampliación está garantizada.

Ahora, los seis bancos que controlan el 65,5% de su accionariado y están en el consejo de administración suscribirán los 1.350 millones de euros necesarios para salvar a la que fue la primera inmobiliaria del país antes del pinchazo de la burbuja. Lo harán mediante la fórmula de compensación de créditos. Es decir, canjeando deuda por acciones.

El resultado es que Santander, Banesto, BBVA, Sabadell, Caja Madrid y Banco Popular aumentarán su participación en el capital hasta alrededor del 97%. Es decir, se echan a sus espaldas el futuro del grupo mientras La Caixa y previsiblemente Barclays se quitan de en medio. La entidad británica controla el 6,99% del capital, como La Caixa no tienen representación en el consejo y su intención es abandonar cuanto antes el barco de Metrovacesa. Si definitivamente no acude a la ampliación, reducirá su participación al 0,5%.

La adquisición del paquete del 5,18% de Metrovacesa se remonta a enero de 2010, cuando La Caixa ejecutó la deuda que tenía concedida a la familia Sanahuja, dueña de la compañía. De esta forma se sumó a los seis bancos mencionados, que también ejecutaron la deuda del promotor catalán.

Entonces, el paquete en manos de La Caixa estaba valorado en 67 millones de euros. Ahora, a la espera del cierre definitivo de la ampliación, apenas supera los siete millones. Como todos los bancos que entraron a la fuerza en el capital, el grupo catalán acumula ingentes minusvalías en Metrovacesa. Las últimas corresponden a este mismo miércoles, día que la acción cayó un 17%. La Caixa ya era dueña de los derechos de voto de las acciones, que tenía registradas de forma indirecta desde abril de 2009. La familia Sanahuja las había pignorado entonces a favor de la caja como garantía de los créditos.

El grupo quiere abrir una nueva etapa, marcada por el abandono de los negocios de promoción y de suelo para concentrarse en el negocio patrimonialista o de alquiler. A cierre del pasado mes de marzo, Metrovacesa contaba con un stock de viviendas pendientes de entrega de 441 pisos y una cartera de suelo de 3,2 millones de metros cuadrados edificables.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad