La Cambra de Comerç reclama ahondar más en las exigencias de financiación a Zapatero

stop

Miquel Valls avisa que “Catalunya no se puede ahogar con algunas actuaciones” y pide que se cumpla con los pactos del Estatuto pagando cuando toca

Miquel Valls

08 de febrero de 2011 (13:51 CET)

La Cambra de Comerç de Barcelona prevé que a lo largo del 2011 el PIB catalán aumente un 0,8%. Un porcentaje positivo que se conseguirá gracias “al aumento de las exportaciones (un 6%) y el crecimiento después de tres años de caídas en inversión en bienes (un 3,4%)”, en palabras del presidente de la asociación empresarial, Miquel Valls. Ante estos indicadores positivos, se ponen al lado del Govern catalán al reclamar a José Luís Rodríguez Zapatero que “cumpla con el Estatuto y el nuevo modelo de financiación” y que no se demore a la hora de hacer estos pagos.

Y es que ven con especial preocupación que la trasferencia de 13.334 millones de euros a las comunidades autónomas incluyan dotaciones a los Fondos de Suficiencia y el de Garantías, dejando de lado los de Cooperacion y el de Competitividad (la bolsa que llega a Catalunya). Estos no recibirán ningún euro hasta la liquidación del ejercicio de 2011, “es decir, en 2013”. Una actuación que Valls asegura que choca con “el texto de la ley orgánica de financiación autonómica” y deja las cuentas catalanas en jaque.

“No podemos permitir que Catalunya se ahogue con algunas actuaciones”, ha sentenciado. Un toque de atención a Madrid justificado por el difícil momento económico que está pasando el país. Sobre todo cuando “la Generalitat está preparando un importante ajuste en los gastos para cumplir con los objetivos de déficit de 2011”. En cuanto a la reunión entre el presidente español y Artur Mas, Valls afirma que se han conseguido acuerdos “muy razonables por el Estado”. Además, pide que se de “continuidad y una colaboración mucho más estrecha” para ir ahondando en estas exigencias de financiación.

Reestructuración del sector público

La Cambra de Comerç de Barcelona también ha puesto este martes encima de la mesa del president Mas un plan de reestructuración del sector público con 2014 como horizonte. Su objetivo es conseguir que las financias catalanas sean sostenibles a medio plazo y que se cumpla con la reducción de déficit. De entrada, proponen pasar las tijeras por 4.400 millones de euros del presupuesto del 2011 “concentrando la mayor parte del ajuste en el gasto corriente enfrente de la inversión”.

Valls ha destacado la necesidad imperiosa de recortar las entidades públicas que dependen de la Generalitat. Ha denunciado que desde 2006 “se ha pasado de las 108 a las 224 organismos”, y que actualmente “ocupan el 42% del personal público y ejecutan el 56% de los gastos” del presupuesto. Ante esta perspectiva, exige que se “reduzca la dimensión de este subsector un 15% para contraer el déficit en 3.000 millones de euros”. Pide que se llegue más lejos que el plan que en su día presentó el tripartito y contemplaba la desaparición de 60 entidades.

Eso sí, deja en manos del Ejecutivo catalán valorar qué organismos son necesarios y tienen una viabilidad económica suficiente. “Se deberá analizar y hacer un calendario de ejecución dentro de este período de 2014”, para terminar la racionalización.

Reducción del déficit

Por otro lado, la Cambra también habla de recortar un 5% los gastos en personal congelando los sueldos y reemplazando sólo el 10% de las bajas de jubilación (excepto médicos y maestros). Además, se suma a la petición de la cancillera alemana, Angela Merkel, para “vincular los aumentos salariales a la productividad” y “alinear la evolución del personal que se contrata con los aumentos de la población”. Valls también ha denunciado que “la plantilla de la Generalitat ha crecido un 20% y la población sólo el 5,20%” en los últimos seis años.

También proponen rebajar un 20% las compras de bienes y servicios; ajustar el 15% el capítulo de transferencias corrientes y un 5% el de inversiones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad