La 'carnicería' de Mercadona asume el control de su proveedor bovino

stop

Martínez Loriente adquiere el 49% que estaba en manos de otros socios

Imágenes de la carne que comercializa Mercadona / Cedida

18 de junio de 2013 (20:47 CET)

La compañía cárnica Martínez Loriente factura más de 500 millones de euros y gana cerca de 10 millones de euros, una cifra ajena a la crisis actual. Pero, ¿dónde está el secreto? La respuesta a esta pregunta es sencilla. Se trata de la carnicería de Mercadona. La compañía –controlada por Embutidos Martínez, en un 45%, Incarlopsa, con otro 45% y Mercadona, con un 10%-- es interproveedora de la cadena de supermercados que dirige Juan Roig.

Esta relación empresarial le ha permitido multiplicar por diez los ingresos desde 2002, cuando inició su andadura como el entramado que es ahora. La necesidad de abastecer a las más de 1.400 tiendas del imperio Roig que hay repartidas por toda la geografía española le han llevado a adquirir el 49% que todavía no controlaba de uno de sus proveedores: Bovinos de Valencia, según ha confirmado fuentes de Martínez Loriente a Economía Digital. El montante de dicha operación no ha trascendido.

Esta compañía que cerró 2011 con un volumen de ventas superior a los 9 millones de euros ya formaba parte en un 51% de Martínez Loriente. El resto estaba en manos de otros socios, según se desprende de los últimos datos publicados en el registro mercantil.

Éxito de la mano de Roig

En 2008 fue cuando la cárnica con sede en Cheste (Valencia) y presidida por Juan Francisco Martínez adquirió más de la mitad de esta sociedad, un cebadero de vacuno situado en Villamarchante (Valencia) con capacidad para 5.000 cabezas cada año.

La historia de éxito de la carnicería de Mercadona se suma a las de otros muchos proveedores que de la mano de Roig han saboreado parte del triunfo de este empresario. Hace 14 años, el presidente de Mercadona depositó su confianza en Martínez Loriente para cubrir las necesidades de carne de su red comercial.

Ampliar el negocio

Desde entonces, este distribuidor de productos cárnicos ha sufrido un crecimiento desorbitado. En la actualidad cuenta, además de con su planta en Cheste, con un centro productivo en Tarancón (Cuenca) y un matadero de vacuno en Buñol. La firma ha pasado de tener una plantilla de 600 trabajadores hace una década a emplear a cerca de 1.500 personas.

La política empresarial de Martínez Loriente va en línea con la de Mercadona. Su escala de valores sitúa en la cúspide al cliente, al que bautizan como “jefe”, seguido de las personas, el proveedor, la sociedad y el capital.

El 93,5% de las ventas de Loriente procede de los lineales de Mercadona. Ha destinado en el último año 108.672 toneladas netas de carne para la cadena de distribución valenciana, casi un 3% más que en 2011.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad