El presidente de Repsol, Antonio Brufau (D), junto a su consejero delegado, Josu Jon Imaz, durante la junta anual de accionistas en Madrid, el 30 de abril de 2015. REUTERS/Susana Vera

La china Sinopec acorrala a Repsol

stop

La compañía asiática, controlada por el Gobierno de Pekín, reclama que el precio pagado por la petrolera española al comprar Talisman propició pérdidas en su filial británica TSEUK

Juan Carlos Martínez

El presidente de Repsol, Antonio Brufau (D), junto a su consejero delegado, Josu Jon Imaz, durante la junta anual de accionistas en Madrid, el 30 de abril de 2015. REUTERS/Susana Vera

Madrid, 17 de junio de 2016 (10:01 CET)

La multinacional petrolera española Repsol ha reconocido, en un hecho relevante comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que Addax Petroleum y Sinopec, compañías de titularidad del Gobierno Chino, han presentado una demanda arbitral contra Talisman, la canadiense adquirida por la petrolera española, en la que demandan una indemnización de unos 5.500 millones de dólares (unos 5.000 millones de euros). 

Las compañías chinas solicitan que se les abone el importe de su inversión inicial en TSEUK, materializada en 2012 mediante compra del 49% de ésta al grupo canadiense Talisman, junto incrementos de inversión posteriores, realizados o por realizar, así como las pérdidas de oportunidad que pudieran haberse producido.

Al mismo tiempo, apunta Repsol en el hecho relevante, Addax pretende mantener su actual participación en TSEUK.

Nulo fundamento

"La demanda arbitral tiene un nulo fundamento, por lo que viene siendo calificada por Talisman y por la propia Repsol, así como por sus asesores legales externos, como de riesgo remoto", apunta la petrolera en el comunicado.

Y deja caer que se trata de "una acción defensiva por parte de quienes en su día adoptaron una decisión de inversión en el Reino Unido que no ha dado los resultados por ellos esperados".  

Por ello, Repsol asegura, de manera categórica, que "la demanda arbitral formalizada es infundada, y no refleja la actitud leal que se debe esperar de un socio que, casi tres años después de invertir en TSEUK, con participación plena en su gestión y aprobando todas las decisiones que se tomaban, sin haber manifestado queja o preocupación, inicia una vía legal para pretender obtener una ventaja ilegítima en interés propio". 

Talisman y Repsol, además de defender con el máximo rigor sus derechos y de exigir responsabilidades a Sinopec por las consecuencias negativas que pueda causar la interposición de la demanda, "esperan que ese grupo rectifique y dedique los mejores esfuerzos conjuntos a progresar eficazmente en la buena gestión de sus participadas en Brasil y en el Reino Unido".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad