Fotografía de archivo de Donald Trump | EFE

La Coca-Cola será más cara por culpa de Donald Trump

stop

La multinacional argumenta que los impuestos a las importaciones chinas de aluminio la obligarán a subir el precio de sus bebidas

Barcelona, 26 de julio de 2018 (20:51 CET)

La Coca-Cola aumentará de precio en EEUU y la empresa culpa a los aranceles que el gobierno de Donald Trump impuso a las importaciones chinas. "Hay algunos costes de materia prima que afectaron a nuestra industria y muchas otras", explicó el consejero delegado de la multinacional, James Quincey.

El ejecutivo estadounidense aplicó aranceles por valor de 50.000 millones de dólares a algunos productos chinos, en especial al acero y el aluminio. Esto obligará a los proveedores de envasado de Coca-Cola a aumentar los precios, que terminarán asumiendo los consumidores.

El aumento del precio de momento será exclusivo para el mercado estadounidense y se llevará a cabo durante el comienzo de la segunda mitad del año. Pero es una acción poco usual para la compañía, que suele cuidar su precio de tal forma que siga siendo competitivo.

Coca-Cola aprovecha la guerra comercial de Trump para subir precios

La noticia de la subida de precios en los productos de The Coca-Cola Company fue anunciada justo después de la presentación de los resultados del segundo trimestre de la compañía, que fueron muy positivos.

La productora de refrescos carbonatados obtuvo un beneficio neto de 3.154 millones de euros en el primer semestre de 2018, el 44% más que en ese periodo de 2017. Por otro lado, Coca-Cola facturó un 12% menos.

El valor de la compañía ha estado en positivos desde el anuncio de los resultados, y actualmente se encuentra en el 0,66%. No obstante, las ganancias no son suficientes para detener el aumento de los precios, aparentemente.

Coca-Cola se definió ante los analistas de Wall Street como una "compañía centrada en el consumidor"

Para algunos observadores, se trata de una técnica para aprovechar el ruido generado por la imposición de aranceles a los productos chinos, que es cierto que afectan directamente el aluminio utilizado para envasar los refrescos en latas.

Pero Coca-Cola llegó a Wall Street el miércoles a presentarse como una "compañía centrada en el consumidor", y la amenaza de precios más altos la aleja de esa expectativa.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad