La crisis amenaza al mayor productor de bebidas alcohólicas

stop

DISTRIBUIDORES

08 de febrero de 2013 (03:30 CET)

En España ya no se bebe ni para olvidar. La crisis acaba con hábitos tan populares como el consumo de bebidas alcohólicas. El fenómeno pone en jaque incluso al mayor productor del sector: Diageo. La evolución de las ventas de Johnnie Walker, Crown Royal, JB o Smirnoff muestra un descenso del 40% acumulado en los últimos cinco años.

Cacique y Four Roses. Tanqueray o Baileys. La mayoría de las referencias se resienten. Sólo la ginebra refinada aguanta el tipo. Así que la multinacional británica tomará medidas, también para suavizar lo que está por venir. En los próximos meses las ventas se contraerán entre un 7% y un 10% adicional, según las proyecciones del sector.

Innovación

El negocio español de Diageo se resiente del paro juvenil (53%), del ascenso del IVA en septiembre, de la pérdida de poder adquisitivo generalizado “y hasta del rescate de Portugal”. La división contempla los resultados lusos. La facturación ha pasado de los 600 millones de 2007 hasta los 305 del último ejercicio completo.

La tendencia se contrasta con “inversiones millonarias en innovación y el estudio de nuevas estrategias con las grandes superficies”, confirma Diageo. El objetivo es evitar un escenario de mayor deterioro financiero. Se potenciará la eficiencia para contrarrestar la languidez de los ingresos.

Tendencias

Las esperanzas en una mejora del consumo son remotas. No sólo en Diageo, sino en la patronal FEBE. “Ellos son los líderes del mercado, imaginaos el panorama de los pequeños productores de ron”, explica la portavoz sectorial.

Que Diageo intente potenciar las grandes superficies se explica con el trasvase de consumidores que ha detectado desde las discotecas a los supermercados. Al inicio de la crisis, en España el 70% de las ventas se producían en locales de copas y restaurantes.

Menos gasto

Hoy más consumidores ( 10%) buscan las botellas de Baileys en las estanterías. A la par, abandonan el ocio nocturno. El fin del cubata se palpa con preocupación. La tendencia a la baja se pronunciará en los próximos meses.

La economía española pone coto a la diversión. “Cada cliente gasta 30 euros como máximo”, confirma la patronal catalana de locales nocturnos. Según la FECASARM, hace cinco años “la media era de 50 euros”. Señala también que el número de salidas se ha reducido de tres a una por semana.

‘Premium’

“El consumidor busca ahora la experiencia”, revelan desde FEBE. Por esta razón los gintonics elaborados con ginebra premium viven su particular eclosión. Es el único nicho que crece. Lo hace a un ritmo del 2% anual. Diageo está posicionada con solidez también en este segmento.

Su marca dominante es Tanqueray Ten. La versión menos elaborada también lidera ventas a pesar del desplome generalizado. Los tiempos en que España vendía más litros de ginebra que el propio Reino Unido han pasado, de todas maneras, al recuerdo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad