La crisis de Ercros se lleva por delante a 198 empleados de cuatro fábricas

stop

La química ha multiplicado por quince las pérdidas registradas en el último ejercicio

Los directivos de Ercros en la junta de accionistas

20 de febrero de 2013 (12:50 CET)

El grupo químico Ercros afronta la peor crisis de su historia. Los últimos resultados de la compañía registran unas pérdidas de 12,13 millones de euros en 2012, lo que supone multiplicar por quince los números rojos. Esta acusada caída obliga a presentar un plan de restructuración que afectará a 198 trabajadores, el 12% de la plantilla, distribuidos en cuatro fábricas.

En concreto, Ercros prevé cerrar varios centros del complejo de Flix (Tarragona), en activo desde hace 117 años. Esta planta catalana concentrará el grosso del expediente de regulación de empleo (ERE). Amortizará 156 ocupaciones de las 207 que tienen en plantilla, y entre 60 y 70 empleados indirectos. Ercros mantendrá el funcionamiento de la planta de fosfato dicálcico de Flix destinada a alimentación animal.

Apoyo desde el consistorio

“Flix, prácticamente, la quieren cerrar”, asegura el secretario general de territorio de las Terres de l’Ebre de CCOO, Josep Casadó. En breve esperan poder sentarse a negociar con la dirección de Ercros y la Generalitat. Por el momento, los trabajadores catalanes cuentan con el apoyo del ayuntamiento de Flix, que “luchará” para ralentizar los efectos y exigir alternativas a lo que por ahora tan solo es una notificación verbal. El ERE todavía no se ha registrado en el departamento de Empresa i Ocupació.

Casadó apunta que en Flix se esperaba un cierre paulatino. Estaba afectada por un dictamen de la Unión Europea que daba como plazo máximo 2018 para clausurar todas las plantas que utilicen la misma tecnología que el complejo de Ercros en Tarragona. Ahora, la aceleración del proceso será “terrorífico” para el territorio.

Otras tres plantas afectadas

Pero el plan de reestructuración va más allá. También se verán afectados los 22 trabajadores de la planta de Cartagena (Murcia), que cerrará su actividad por la falta de viabilidad de la producción de fosfato monocálcico. Este ajuste que también afectará a las plantillas de Cardona, Vila-seca II y a los servicios comerciales. En este caso, se despedirá a otros 20 empleados.

Con este plan, la compañía prevé mejorar los resultados anuales en 13 millones. El colchón permitiría resolver la crítica situación de la química. Este martes comunicó los resultados del último año que cerró con una cifra de negocios que había caído el 1,2%, hasta los 677,53 millones de euros, por la recaída de la actividad en Europa a partir de la segunda mitad de 2012.

"La mejora de los resultados de Ercros deberá estar ligada a adicionales reducciones de costes y al aumento de la productividad", afirma el grupo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad