La crisis de la construcción socava los cimientos del Col·legi d'Arquitectes

stop

Los empleados convocan huelga indefinida por el cambio de convenio y para pedir un plan de futuro

sede del Col·legi d'Arquitectes de Catalunya

26 de marzo de 2011 (21:16 CET)

La crisis de la construcción amenaza la viabilidad de instituciones como el Col·legi d'Arquitectes de Catalunya. La caída de los ingresos por los visados ha llegado hasta el 40% y la dirección del organismo no ha conseguido a través de una política activa compensarlos con atípicos. Ante ello el colegio se ha centrado llevar a caboe recortes de personal, lo que puede derivar en una huelga total a partir del lunes.

Los trabajadores se quejan de que la entidad intente a partir del 1 de abril cambiar unilateralmente el convenio de empresa, que data de 1973 y aplicar el convenio de Oficinas y Despachos. Reclaman también un plan de viabilidad que les permita asegurar el futuro y “el servicio a los asociados” indica un portavoz laboral. Economía Digital ha intentado diversas veces ponerse en contacto con la secretaría del Col·legi d'Arquitectes de Catalunya y de su correspondiente responsable en la provincia de Barcelona, sin haber conseguido respuesta.

En el colegio de arquitectos de Catalunya trabajaban en 2008 un total de 325 personas, que han quedado reducidas a 150 operarios y la mayoría de las bajas se han producido por despidos.

La reducción de la actividad ya hizo que el año pasado la entidad colegial presentase un expediente de regulación de empleo (ERE) para 45 empleados. Después de la intervención de la autoridad laboral se constató que la caída de ingresos era de un 40% lo que supuso que sólo se autorizase el despido de 15 de los empleados que se pretendían dar de baja.

La crisis ha reducido drásticamente el trabajo de los arquitectos, pero también ha afectado la normativa relacionada con los visados de edificios, que han mermado los ingresos del órgano colegial.

Menos visados


El pasado 1 de octubre entró en vigor el nuevo visado obligatorio para los arquitectos, que se recoge en el Real Decreto 1000/2010, de 5 de agosto, desarrollando la Ley Ómnibus, que aplicó el Gobierno para liberalizar diversas actividades y servicios profesionales. Todo ello restó ingresos.

La normativa mantiene el visado obligatorio para grandes edificios, pero se eliminan otros visados menores, que eran una fuente de ingresos para la institución.
Los empleados reclaman que en el plan de viabilidad se tengan en cuenta elementos como la posibilidad de realizar ahorros importantes en estructura.

Los mismos arquitectos que Madrid


“El número de arquitectos colegiados en Catalunya es muy parecido al de Madrid, sin embargo en la capital de España tienen un sólo local y aquí teníamos hasta hace poco 18 sedes, que se han reducido a 16”, asegura un representante de los trabajadores. En este sentido, indican que un plan de futuro debería contemplar aspectos como poner en valor el gran patrimonio del colegio.

Otro aspecto crítico es que mientras se ha realizado un recorte de aproximadamente el 60% del personal en el colegio, los miembros del consejo de dirección del colegio, unos 60 se han adjudicado una remuneración por sus servicios a la entidad, según los trabajadores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad