La deuda ‘oculta’ de las empresas estatales se dispara

stop

ALCANZA EL 5% DEL PIB

Uno de los convois del AVE de Renfe

10 de octubre de 2011 (02:00 CET)

Los planes de austeridad y recorte no se aplican en las distintas administraciones del país al mismo ritmo. La evolución de la deuda ‘oculta’ o no computable por Bruselas a efectos estadísticos y contables de las empresas públicas estatales, se ha disparado en el primer semestre, hasta alcanzar los 31.500 millones. Mientras que por primera vez en varios años, se estancan estos pasivos en las empresas autonómicas y municipales.

Los motores de este repunte en las grandes empresas estatales son principalmente los pasivos de Adif --el ente que construye las líneas AVE--, Renfe y AENA. Sin embargo, la hora de apretarse el cinturón parece que por fin ha llegado a las otrora desbocadas cuentas de las empresas y entes autonómicos y municipales. Tras varios años de crecimiento desorbitado, su deuda fuera de balance crece moderadamente en términos interanuales. Apenas lo hace en tasa intertrimestral, para situarse en 25.500 millones, según el Banco de España.

Todas las administraciones públicas tienen, junto a la deuda oficial, un apéndice en el que incluyen organismos total o parcialmente públicos con autorización para salir de los registros que examina la Unión Europea. La contabilidad comunitaria considera que no lastra al sector público aquella sociedad cuyos ingresos comerciales permiten financiar al menos la mitad de sus costes. De los cerca de 2.300 entes autonómicos que tiene contabilizados el Ministerio de Economía, más de la mitad se ajustan a esos criterios de excepción que marca Bruselas. A ellos hay que sumar los estatales y los locales.

Más deuda para los entes estatales

En el caso de las empresas públicas estatales, el crecimiento de sus deudas libres del control comunitario en el primer semestre, últimos datos disponibles, es del 14.4% interanual, ya que pasa de 27.200 millones en junio de 2010 a 31.500 millones en junio de este año. Las empresas municipales elevan este tipo de pasivos el 8% anual, hasta los 9.113 millones y las autonómicas el 7%, hasta los 16.341 millones. La asimetría es mayor si se mide el crecimiento de las deudas al cierre del segundo trimestre sobre las del trimestre anterior.

Los entes estatales acumulan casi un 4% más de deuda mientras el resto de las empresas públicas congelan esas partidas.

La apuesta sostenida para el desarrollo de la red de alta velocidad ferroviaria por parta del Gobierno central, los compromisos asumidos en el pasado y con vencimientos durante varios ejercicios para la compra de nuevos trenes por parte de Renfe y las inversiones que sigue acometiendo AENA en la red de aeropuertos, todas ellas cofinanciadas por Bruselas, explican en gran medida la evolución al alza del endeudamiento de esas empresas estatales.

Peso sobre el PIB

En total, esos 57.000 millones de deuda estatal, autonómica y municipal fuera de los registros comunitarios equivalen a algo más del 5% del Producto Interior Bruto (PIB), una cantidad que de ser computada por Bruselas emborronaría bastante la foto de las cuentas públicas oficiales españolas en el apartado donde mejor imagen ofrecemos, el de la deuda sobre PIB.

La deuda que sí computa en las cifras de Bruselas se calcula según la metodología del protocolo de déficit excesivo (PDE) y se envía a la Comisión Europea seis veces al año. En estos datos se incluye la deuda de las unidades que se ocupan de la administración general del Estado o de la comunidad autónoma, las universidades y aquellos organismos y empresas dependientes que se clasifican como administraciones públicas.

Se consideran empresas públicas clasificadas como administración central o autónoma aquellas que no producen para el mercado, que no venden sus productos en el mercado, por ejemplo, las televisiones autonómicas o un consorcio turístico. La decisión de encuadrar una empresa pública en uno u otro capítulo se establece en la contabilidad nacional. Al mismo tiempo, las empresas que tienen participación pública, pero cuyo control es privado porque la participación de la administración es minoritaria no se incluyen en los datos de deuda fuera del examen de Bruselas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad