La entrada de CVC en Abertis podría haber empujado a la segregación del grupo en dos sociedades

stop

El grupo de infraestructuras reorganiza para crecer con fuerza tras dos años sin grandes adquisiciones

Sede corporativa de Abertis en Barcelona

23 de febrero de 2011 (13:13 CET)

Abertis aborda el estudio de su reestructuración en dos grupos seis meses después de que CVC entrara en su capital como segundo socio de referencia y coincidiendo con la nueva etapa de crecimiento que pretende abordar tras dos años de consolidación.

Tras la entrada de los nuevos socios, un fondo de inversión, se han producido dos decisiones que medios financieros vinculan como fruto de presiones de los nuevos accionistas. La primera fue la venta del 6,68% que el grupo tenía en Atlantia, la concesionaria italiana de autopistas. Con ello Abertis ingresó 626 millones. La segunda sería la segregación de los negocios de aparcamientos y parques logísticos en Saba Infraestructuras. Esta escisión se haría a través de un dividendo extraordinario, cosa que da la oportunidad a CVC de recuperar parte de su inversión si finalmente decide no acudir a la conversión. Esto entraría en la lógica de los fondos, que tienen como objetivo no sólo cobrar dividendo sino optimizar al máximo los retornos a corto y medio plazos.

Recordar que la entrada de CVC en Abertis se produjo con la compra a ACS de un 15,5% del capital de la sociedad catalana. La compra se valoró en agosto de 2010 en 2.863 millones de euros.

En Abertis las cosas se explican de otra manera: la reestructuración del grupo tiene como objetivo “impulsar el crecimiento” de cada una de las dos sociedades que se crearán y así romper con dos años en los que el grupo simplemente ha consolidado posiciones.

A pesar de que en la comunicación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores no hay referencias a los motivos que han llevado al grupo que preside Salvador Alemany a plantear la segregación, en los ámbitos cercanos al grupo se repite la palabra "crecer". Esa sería la idea maestra que subyace en la decisión de segregar del grupo a sociedad Saba Infraestructuras, que asumirá los negocios de aparcamientos y de parques logísticos. Con ello ser pretende también facilitar el desarrollo de la segunda 'pata' del grupo: Abertis Infraestructuras, que agrupará los negocios de Autopistas, Telecomunicaciones, y Aeropuertos. Con la boca pequeña se afirma que “lo que no puede pasar es seguir como ahora, que no hemos crecido realmente desde hace dos años”.

Las últimas operaciones de desinversión de Atlantia en Italia se consideran en el grupo meramente financieras. En este sentido, la última iniciativa estratégica de crecimiento habría sido la adquisición de las autopistas chilenas del grupo Itinere.

“Un grupo concesional tiene que crecer con adquisiciones” repiten en Abertis. “Para ello, sea en Abertis Infraestructuras o en el nuevo grupo que se está estudiando crear, lo que se necesita es localizar oportunidades de negocio, tener capital para crecer y suficiente autonomía para tomar las decisiones”, afirman.

La fórmula


El mecanismo que Abertis estudia para segregar Saba se basa en un dividendo extraordinario que podrían cobrar en efectivo los accionistas o bien optar por aceptar a cambio acciones del nuevo grupo. “Si finalmente los actuales accionistas no acudiesen todos a la nueva creación, se abriría el capital a accionistas institucionales” afirman en Abertis. Este detalle tiene que ver con el deseo del grupo de mantener la estabilidad de la nueva sociedad. Esta sería la razón por la  que Saba infraestructuras no cotice en bolsa. Se querría evitar que entrasen accionistas que no tuviesen objetivos coincidentes con el núcleo institucional de Abertis. La entrada de otros titulares institucionales también ayudaría a que Saba tuviese fondos para nuevas inversiones, puntualizan.

A pesar de que los directivos de Abertis repiten que lo que se ha comunicado es el estudio de la segregación en dos grupos de sus cinco áreas de trabajo, diversas fuentes consideran que si no hay grandes cambios en el accionariado, la presidencia de ambos grupos seria la misma, aunque creen prematuro hablar de ello.

Abertis tiene en observación posibles adquisiciones que entrarían que supodrían un crecimiento importante, como las autopistas de Turquía, concesiones en la gestión de aeropuertos de mercancías o la consecución de autopistas en Puerto Rico.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad