El presidente de Calidad Pascual, Tomás Pascual, en la última edición del Salón Alimentaria. EFE/Alejandro García

La familia Pascual invertirá en startups de alimentación

stop

La saga fundadora de Calidad Pascual crea Inno Ventures para invertir en startups y detectar “las nuevas tendencias en el sector de la alimentación”

C.H.

El presidente de Calidad Pascual, Tomás Pascual, en la última edición del Salón Alimentaria. EFE/Alejandro García

Barcelona, de ( CET)

La saga Pascual se suma al barco de la inversión en startups. La familia creadora de la compañía Calidad Pascual ha creado Inno Ventures, un vehículo para invertir en pequeñas compañías que anticipen “las nuevas necesidades alimentarias mundiales” visto el descenso del consumo de leche, su gran producto, año a año.

La familia ya ha registrado la sociedad y tiene “algún proyecto avanzado”, aseguran, aunque todavía no cerraron ninguna inversión ni desvelan las cantidades disponibles para entrar en esta nueva línea del negocio. “Vendrá determinado por la naturaleza de cada proyecto concreto”, añaden.

A pesar de que insisten en que Inno Ventures es una iniciativa familiar y no de Calidad Pascual, fue la propia corporación la que registró la marca. Además, al frente de la nueva organización han puesto a Sejal Ravji, director de innovación del conglomerado empresarial desde el año 2018.

Pascual aspira así a captar las nuevas tendencias alimenticias, independiente de si tienen vinculación con el mundo lácteo o no. "Se trata de brindar al consumidor una experiencia memorable y, al mismo tiempo, contribuir a la supervivencia de nuestro planeta", zanjan.

El problema de Pascual con las ventas de leche

El movimiento familiar puede responder a las dificultades del negocio lechero. Los datos de Nielsen a los que tuvo acceso Economía Digital revelan que a finales de 2019 la empresa presidida por Tomás Pascual no había logrado arañar ni un punto de cuota de mercado en el último año. Su porcentaje de cuota en volumen de litros era del 8%, mientras que en valor (euros) alcanzaba el 10%. Estos son, en definitiva, los mismos números en los que se movía en 2018.

Pascual no logró su objetivo, que era acercarse al líder del mercado, Central Leche Asturiana. Su rival no sólo aguanta su porción del pastel sino que creció: tenía el 15% del mercado en volumen (14% en el mismo periodo de 2018) y 16% en valor (15% en 2018).

Ambos son los principales actores de un mercado dominado por las marcas blancas de distribuidores como MercadonaCarrefour Alcampo, que se comen alrededor de la mitad de los cartones vendidos en los supermercados. Mientras, Puleva ostentaba el 6% de los litros comercializados y el 9% de los euros recaudados. Kaiku se conformaba con el 1% del volumen y el 2% del valor.

El problema añadido es que el estancamiento de la cuota de mercado es en realidad un descenso: desde hace años las ventas de leche no paran de caer en España. Según los datos oficiales del Ministerio de Agricultura, el consumo de leche líquida en España cayó desde las 3.527 toneladas de 2010 a menos de 3.197 toneladas en 2018. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad