Una furgoneta de Unipost detenida por la Guardia Civil. | EFE

La filial de Unipost que aún optaba a dinero público también va a concurso

stop

Suresa gestionaba cinco centros en España y al estar fuera del concurso de acreedores todavía podía presentarse a concursos públicos

Barcelona, 06 de febrero de 2018 (14:40 CET)

La única rama de Unipost que se mantenía fuera del concurso de acreedores ya se encamina a la liquidación. Suresa, la filial que gestionaba dos centros en Asturias y tres en Cataluña ultima los trámites para presentar el concurso de acreedores y unirse así al resto del grupo. Sería el fin de la estratagema de la familia Raventós para poder seguir optando a concursos públicos.

Según ha podido saber Economía Digital, el pasado 26 de enero la cúpula comunicó a los trabajadores de las instalaciones catalanas –Sabadell, Mataró y Sant Boi-- la presentación del concurso. El lunes la noticia se hizo extensible a la plantilla de las plantes de Gijón y Oviedo. No obstante, la gestión todavía no se ha hecho oficial, a la espera de que el juzgado de lo mercantil apruebe el trámite.

Después de meses de intentar esquivar el concurso, las deudas ya se hicieron insostenibles. Al centenar de personas empleadas se les adeudan 15 días de las nóminas de junio y diciembre de 2017, las dos pagas extra de 2017 y el salario del pasado mes de enero.

El truco de Unipost para huir de las limitaciones regulatorias

Con la viabilidad en entredicho, el grupo postal había encontrado en Suresa el modo para poder seguir presentándose a concursos convocados por los distintos gobiernos sin incumplir el Real Decreto 6/2010.

El texto marca que las administraciones públicas tienen prohibido trabajar con sociedades en quiebra. Sin embargo, la compañía se escuda en su estructura empresarial para sortear la ley. Si la saga catalana declaró el concurso a la matriz del conglomerado, Unipost Servicios Generales, y una de las filiales, Unipost SA, dejó fuera a la filial

Los Raventós encontraron en esta pequeña sucursal el modo para presentarse a concursos públicos sin impedimentos regulatorias. Así lo hicieron en la licitación del servicio postal de la Gerencia Municipal de Urbanismo de Córdoba, abierta por un montante de 239.753 euros, explicaron en agosto fuentes vinculadas a la firma.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad