La Generalitat amenaza con sustituir Renfe como operadora si no se soluciona el caos de Cercanías

stop

La empresa pública se reúne durante más de diez horas con el sindicato Semaf para intentar parar la huelga encubierta de los maquinistas

26 de enero de 2011 (11:09 CET)

Renfe negoció durante más de diez horas con el sindicato Semaf para desactivar la protesta salvaje que colapsa buena parte del transporte urbano del área de Barcelona. A última hora no se conocía el resultado del encuentro.La negociación se produjo coincidiendo con la amenaza de la Generalitat de sustiuir a la empresa pública si no soluciona la situación.

La huelga de celo encubierta que realizan algunos maquinistas de Renfe en cercanías de Barcelona sólo a primera hora la jornada del miércoles una incidencia valorada por la operadora en 11 trenes suprimidos, ocho unidades retrasadas y unas demoras de hasta 23 minutos. Todo causa de la protesta de los maquinistas que se funda en reclamaciones sobre la ergonomía de los asientos, tener botiquines desprecintados y exceso de jornada laboral, según manifestó Enrique Urkijo, director de Viajeros de Renfe.

Las demoras y supresiones de trenes se suman a la supresión de 55 trenes registrada el martes pasado y los retrasos que afectaron a 241 unidades.


Expediente informativo

Además de la presión que para Renfe supone el funcionamiento caótico de Cercanías en el área de Barcelona, la Generalitat ha abierto a la compañía ferroviaria un expediente informativo para dilucidar si la empresa tuviese alguna responsabilidad. No obstante, tanto empresa como administración tienen claro que el origen del caos está relacionado con las posiciones de los maquinistas.

Urkijo ha asegurado a su vez, que los seis expedientes abiertos a maquinistas por "dejar tiradas" varias unidades siguen su curso, y ha explicado que cuenta en este punto con el apoyo de la Generalitat .

No obstante, la situación empieza a tensionarse. La Generalitat, por boca del consejero de Territori i Sostenibilitat, Lluís Recoder, ha avisado que si no se soluciona el caos el gobierno catalán podría sustituir  Renfe como operador de Cercanías. El día anterior fue Renfe la que avisó de la posible privatización del servicio si no cesaba la protesta.

Para paliar las afectaciones sobre los usuarios, Renfe ha establecido la devolución express del billete para retrasos a partir de 15 minutos.

Temor a a la huelga general

En medios municipales consultados por Economía Digital, existe el temor de que si no se consigue un acuerdo el jueves próximo se agrave fuertemente el transporte público en Barcelona, ya que se ha convocado una huelga general por parte de diversos sindicatos minoritarios entre los que hay algunos con implantación en TMB.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad