La Generalitat, primer operador de turismo de nieve en Cataluña tras comprar Boí Taüll

stop

El Ejecutivo catalán gestiona ya seis estaciones de esquí con 190 kilómetros de pistas

Esquiadores en Boí-Taüll.

Barcelona, 23 de diciembre de 2014 (19:30 CET)

Tras meses de rumores y de planes de rescate fallidos, la Generalitat ha dado el paso por Boí Taüll. El Ejecutivo catalán ha aprobado la adquisición de los activos de la estación de esquí. Con la operación, la Generalitat se convierte en el primer operador turístico de nieve en Cataluña. Bajo su gestión ya descansan seis compañías con 190 kilómetros de pista.

La operación llega un mes después de que el propio Govern anunciase a bombo y platillo un plan de rescate de Boí Taüll. El Govern concedía por aquel entonces un nuevo crédito de 1,3 millones de euros para que la estación consiguiera arrancar la temporada invernal. Sin embargo, Promocions Turístiques de la Vall, sociedad que gestiona el negocio ha dicho basta y ha optado por una dación en pago a través de Avançsa.


Mecanismo de compra

Así, la sociedad pública de promoción industrial adquiere un crédito con el Institut Català de Finances (ICF) por importe de 7,3 millones de euros, además de comprar por valor de un millón otros activos necesarios para mantener la actividad del día a día. El contrato también estipula un plan de inversiones para los próximos cinco años.

La Generalitat se queda con la propiedad pero no con la gestión. Mantiene la concesión de la actividad a los antiguos propietarios, Promocions Turístiques de la Vall. La firma tendrá una opción de compra a final de este lustro.


Boí Taüll, un enfermo crónico

Boí Taüll se había convertido en un problema crónico del sector. Entró en concurso de acreedores en abril de 2012, incapaz de hacer frente a una deuda que ascendía a 40 millones de euros. Tras una tensa negociación, logró un convenio a final de año que hizo pensar en el reflote de la firma. No obstante, los problemas de liquidez persistieron. Desde que superó la suspensión de pagos ha necesitado financiación pública. La desastrosa gestión ha llevado a los sindicatos a protestar en varias ocasiones por los retrasos en los nóminas.

La compra consolida a la Generalitat como el principal operador de nieve en Cataluña. El Gobierno catalán tenía hasta la fecha seis estaciones de esquí bajo su tutela: La Molina (con 61 Kilómetros de pista); Port Ainé (30 Km); Espot (28 Km); Valter 2.000 (10 Km) y Vall de Núria (7 Km)).

Con la compra de Boí Taüll, suma 42 nuevos kilómetros de terreno esquiable, lo que en el comput global supone 190 kilómetros. La segunda compañía en Cataluña es Baqueira, con 120 kilómetros de pistas de esquí. Tras ella, se sitúa La Masella con 76 y Port del Compte con 50. La Generalitat tiene el 46% de los kilómetros esquipables en la comunidad autónoma bajo su poder.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad