Las nuevas pizzas de Mercadona: la Americana, la Cuatro Quesos y la Estaciones.

La guerra de las pizzas de supermercado: Lidl desafía a Mercadona

stop

Mercadona apuesta desde hace años por las pizzas precocinadas, pero Lidl se pone al día y ya mira de tú a tú a los productos Hacendado

Barcelona, 21 de febrero de 2019 (14:23 CET)

Una pizza de supermercado siempre puede sacar al comprador de un apuro: una visita imprevista, un partido de fútbol o una cena con amigos son la excusa perfecta para cocinar uno de los imprescindibles de muchas neveras españolas. No son como las de las mejores pizzerías italianas, de acuerdo, pero también pueden ser de calidad y así lo demuestran Lidl y Mercadona.

De la mano de Casa Tarradellas, el fabricante de referencia de las pizzas para su marca blanca Hacendado, Mercadona divide su oferta en tres categorías. La primera es la tradicional con sabores como cuatro quesos, atún y bacon, jamón y queso o verduras con queso de cabra.

Además, la empresa que preside Juan Roig también ofrece pizzas congeladas con sabores ligeramente más elaborados como la de mozzarela y pesto, la de boloñesa y la de salmón y gambas.

Las pizzas rellenas de queso de Mercadona

Sin embargo, la principal apuesta de Mercadona es la que llega con una masa que no dejará indiferente a nadie, pues está rellena de queso. Presenta tres sabores: la Americana, la Estacione y la Cuatro quesos. Gracias al tamaño, el estilo de la masa y su precio, son muchos los que ya las consideran mejores que las de Buitoni, una de las marcas más reconocidas en las estanterías. Las del grupo de alimentación italiano superan los 3 euros –las de la firma valenciana no llegan— y son más pequeñas.

Por última, la compañía valenciana incluyó la venta de pizzas recién hechas en su categoría de platos preparados donde se puede escoger los ingredientes, la salsa y el tamaño –individual o familiar--.

Lidl y sus pizzas veganas

Por su parte, Lidl se fía del Grupo Palacios para sus pizzas. Con descuentos diarios, su precio ronda los 1,99 euros. Además, la cadena de supermercados alemana logró transmitir una imagen de calidad con su marca blanca Trattoria Alfredo a pesar de que poco tienen de italianas, sus masas.

Entre la oferta de la compañía germana sobresalen la pizza de salami, la de atún, la de jamón e incluso una con piña, algo que no dejará indiferentes a muchos de los compradores.

No obstante, los consumidores reconocen a Lidl su apuesta por la pizza vegana, un concepto que hasta el momento era extraño en los supermercados. Desde marzo de 2018 se puede adquirir la pizza Verdura, con espinacas, champiñones y tomates cherry, y la pizza Bruschetta, con cebolla y tomate. Ambas cuestan lo mismo: 1,69 euros.​

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad