La guerra en la cúpula de Sanofi acaba con la destitución del consejero delegado

stop

La compañía cae de nuevo en la bolsa de París tras la salida de Chris Viehbacher, quien mantenía un pulso con el presidente, Serge Weinberg

Chris Viehbacher y Serge Weinberg | ED

29 de octubre de 2014 (11:55 CET)

Fin de la guerra abierta en la cúpula de Sanofi. El gigante farmacéutico francés ha anunciado este miércoles la destitución de su consejero delegado, Chris Viehbacher, quien mantenía un pulso con el presidente de la firma, Serge Weinberg. De forma provisional, el líder institucional también asumirá la gestión ejecutiva de la firma.

Weinberg defiende en un comunicado que la decisión “no refleja ninguna inflexión estratégica”. Las profundas divergencias entre el directivo y Viehbacher se constataron el pasado 4 de septiembre, cuando el rotativo económico galo Les Echos publicó una carta del ya ex consejero delegado a los miembros del consejo de administración en que les informaba que el presidente le buscaba a un sustituto activamente sin haberle comunicado su cese.

Resultados trimestrales pobres

La rumores sobre la destitución de Viehbacher habían cogido fuerza las últimas semanas en Francia. El elemento que ha desencadenado finalmente la decisión ha sido la presentación de los resultados trimestrales de la compañía, con los que Weinberg habría convencido a la junta que la salida del número dos de la firma era la mejor forma de recuperar fortaleza.

Sanofi obtuvo un beneficio neto atribuido de 3.051 millones en los primeros nueve meses del ejercicio, el 14,9% más que el año anterior. Con todo, la previsión de los analistas era que la farmacéutica ganara mucho más y castigó la cotización de sus acciones en la bolsa de París.

La farmacéutica se dejó un 11% en el parqué este martes y cedió a la petrolera Total el galardón de compañía más capitalizada del CAC 40. El anuncio de la destitución ha castigado de nuevo la cotización, que recula otro 4%.

Comunicado

El último dardo de Weinberg a Viehbacher se encuentra en el comunicado que ha emitido Sanofi. El grupo justifica la salida del número dos de este modo: “La forma en que se gestiona actualmente una compañía requiere hoy en día un talento más amplio, un enfoque en el rendimiento y una colaboración estrecha y de confianza con el consejo de administración”.

La enemistad entre ambos ya propició que el directivo se fuera a la división estadounidense de Sanofi en junio de 2014. Viehbacher aún está en el país.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad