La huelga encubierta de controladores aéreos puede acabar en “estado de alarma”

stop

El Consejo de Ministros se reúne extraordinariamente este sábado para solventar la situación aeroportuaria de España

04 de diciembre de 2010 (04:26 CET)

Si no se resuelve el conflicto con los controladores aéreos, en huelga encubierta desde este viernes por la tarde, España puede entrar este sábado por la mañana “en estado de alarma”. Así lo ha reconocido el vicepresidente del Gobierno primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, en una rueda de prensa que ha tenido lugar durante la madrugada.

"El Estado de alarma supone que se va a movilizar a todos los controladores y que, en el caso de que alguno no acuda a su puesto de trabajo, pasará inmediatamente a disposición judicial, acusado de un delito que puede acarrear graves penas de prisión", ha explicado el vicepresidente. Igualmente, ha anunciado una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros que empezará a las nueve de la mañana para dar carpetazo a una crisis que ha llevado al cierre de todo el espacio aéreo español, excepto Andalucía.

En su comparecencia en nombre del gabinete de crisis constituido en el Ministerio de Fomento, Rubalcaba ha confirmado que el Ejército del Aire "ha pasado a ejercer la dirección del control de la circulación aérea general en todo el territorio español".

Los controladores no trabajan

Según el vicepresidente, desde la entrada en vigor de la orden firmada por Zapatero por la que el Ministerio de Defensa supervisa la gestión del tráfico aéreo, "la asistencia de controladores ha sido desigual y en algunos casos meramente formal, puesto que aunque acuden a sus puestos de trabajo, en la práctica no están trabajando".

Pidiendo disculpas a los afectados, ha indicado que el Ejecutivo, a través de AENA, Protección Civil, Policía, Guardia Civil y gobiernos autonómicos, "ha puesto a su disposición todos los medios de que dispone para hacerles la noche más fácil".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad