La industria textil española supera la irrupción china en el mercado

stop

Factura el 7% más, el primer aumento desde que en 2005 se liberalizó el comercio textil e irrumpieron los productos asiáticos

16 de marzo de 2011 (11:52 CET)

La industria textil de cabecera -productora de hilados, tejidos, complementos y estampados para las empresas de confección- cerró 2010 con una cifra de negocio de 5.270 millones de euros, lo que representa un incremento del 7%, el primer aumento desde el año 2005, cuando el sector sufrió las consecuencias de la liberalización del comercio textil y de la irrupción de China en el mercado.

A partir de 2005, la industria textil sufrió una "caída progresiva y muy rápida" en términos de producción y de empleo, hasta perder un tercio del volumen total de producción y de puestos de trabajo en cinco años, según Texfor, la patronal en la que se han fusionado las cuatro asociaciones empresariales del sector.

No obstante, los datos del cierre del pasado ejercicio llevan a esta industria a considerar que en 2009 "se tocó fondo" y que las empresas del sector afrontan un cambio de tendencia.

El presidente de Texfor, Alejandro Laquidain, destacó además que se aprecia un "cierto reflujo de la producción", que está volviendo a Europa, tras "la fiebre" de las producciones asiáticas.

En concreto, la producción del sector textil español creció un 8,7% en 2010, ejercicio en el que las exportaciones se incrementaron un 14% y las importaciones, un 13%, frente a los porcentajes "planos" de los dos años anteriores. El aumento de las explotaciones favoreció el repunte de la facturación, dado que el mercado español se mantiene estable.

Freno a la pérdida de empleo

Esta industria suma actualmente 2.118 empresas, que dan empleo a 41.584 trabajadores, un 3% menos que en 2009. Este sector, junto con el de la confección, ha reducido el ritmo de pérdida de empleo desde los 10.000 puestos anuales a unos 5.000 el año pasado.

Laquidain manifestó su confianza en que "pronto" comience a repuntar la contratación, aunque reconoció que "es difícil", teniendo en cuenta "lo que ha sufrido" este sector industrial.

El presidente de Texfor apuntó que el citado "retorno palpable de la producción" a los mercados europeos, que abre una "oportunidad nueva" al sector, se aprecia en la utilización de la capacidad productiva de las empresas, como en el caso de las hilaturas, cuyas estructuras están "aligeradas al máximo" y ahora tienen sobreproducción.

Laquidain compareció junto con el vicepresidente y el secretario general de Texfor, Manuel Díaz y Salvador Maluquer, quienes destacaron entre los objetivos de la patronal "reivindicar la industrialización; devolver a la industria un papel relevante". "Tenemos que revertir la imagen de que es un sector en decadencia, porque es un sector que dinámico, que está vivo, que busca seguir presente donde estaba y abrir nuevos mercados", indicaron.

Escalada de materias primas

Entre los desafíos del sector figura la "incertidumbre" sobre la evolución de los precios de las materias primas, no sólo del algodón, que ha duplicado su precio en el último año, sino también de la lana y las fibras sintéticas, incrementos que están provocando subidas de los precios finales de venta.

Los representantes de Texfor criticaron que el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio "tiene muy olvidados a ciertos sectores" considerados maduros. "No pedimos subvenciones o ayudas directas, sino que nos quiten obstáculos", apuntaron tras lamentar que el Gobierno no realiza suficientes esfuerzos en materia de internacionalización.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad