La nueva 'Pick Up' de Nissan, una esperanza de cambio en la fábrica de BCN

stop

La producción de la furgoneta no solo supone asegurar trabajo sino un cambio cualitativo en la empresa

14 de enero de 2011 (18:46 CET)

Los trabajadores y directivos de Nissan en Barcelona estarán pendientes del teléfono el próximo martes. Desde Tokio han de comunicar si las plantas españolas reciben el encargo de la nueva furgoneta. En caso de recibir, como se espera, un veredicto positivo, se habrá conseguido no solo asegurar carga de trabajo por una larga temporada sino incluso dar un vuelco a la fábrica.

La reducción de costes aprobada por los trabajadores tras el acuerdo entre los sindicatos UGT y USOC con el Ministerio de Industria habrá contribuido al cambio de la situación actual.

Problemas de competitividad


Desde los ámbitos laborales siempre se han oído quejas en el sentido de que la planta de Barcelona tiene dificultades para acercar sus niveles de competitividad con otras fábricas del grupo.

Actualmente en la planta de Barcelona se fabrica la furgoneta Primastar, con una previsión para este año de 39.800 unidades. El todo terreno Pahtfinder, que a pesar de experimentar un aumento del 42% en la previsión se queda en 39.000 unidades más, a las que se suma la furgoneta NV 200, que aportará a la producción unas 12.300 unidades.

Competencia internacional


En Nissan como en otras multinacionales se compite en el mercado y contra las otras fábricas del grupo, en total 27. El nivel de competitividad de cada planta se denomina DSTR. Dicho indicador dejaba hasta ahora a las plantas españolas en la parte baja del listado de fábricas del grupo.

El representante de UGT en el comité de empresa y en Barcelona y en el grupo sindical europeo, Andrés Mateos, explica: “Nosotros quedamos mal en dicho índice por que tenemos unas condiciones diferentes a otras fábricas”. Las series cortas de unidades y la fabricación de productos con alta complicación técnica sin tiempo para rebajar los costes son elementos que explican la baja calificación. Por contra, indica el sindicalista, “es relativamente fácil conseguir en otras fábricas buenos niveles de producción cuando las series son muy elevadas, como pasa en la planta británica de Sunderland” donde se fabrica el Micra.

Pedro Aiillón, de USOC, tiene claro también que si se consigue la nueva producción no solo mejorará la productividad relativa si no los costes sobre el producto. "Más si se tiene en cuenta que la nueva furgoneta se hrá en colaboración con Mitshubishi y eso puede alargar la producción y las series", afirma.

Fábrica más productiva


La concesión de la nueva pick up supondría incrementar un 50% la producción en las plantas catalanas. Este año económico, que se cierra en abril, está previsto que se cierre con una producción de 120.000 unidades. Si se adjudica la nueva furgoneta, el incremento a partir de 2014 será de 60.000 unidades más. Pero es que cualitativamente será diferente. Además de las mejoras pactadas en el plan ahora ratificado por los trabajadores, se incorporará una producción continuada de un modelo durante cuatro años. Por lo tanto, permitirá adecuar y afinar las cadenas de producción, e incluso, si todo va bien, se podrán recuperar parte de los casi 700 empleados que traumáticamente dejaron la empresa en 2009.

Igualmente, los sindicatos que han planteado el plan de viabilidad confían en que la adjudicación revierta también en la industria auxiliar, que actualmente da trabajo solo en Catalunya a unas 15.000 personas además de las 3.000 que emplea directamente la sociedad.

En esta senda se ha de tener en cuenta que el plan Challenge que apuesta por mejorar la competitividad en las plantas catalanas por lo menos un 41% incluye una recomendación de apostar más por los proveedores locales para reducir así los costes de transporte. En este sentido, muchas piezas que se montan aquí viajaban antes desde Japón. La furgoneta ANV 200 empezó, según Aillón, un porcentaje de piezas importadas de casi el 70% y ahora los componentes nacionales son mayoritarios.

La especificidad de la multinacional hace que la furgoneta se fabrique en cada continente. En México para América; en Suráfrica o Marruecos para África; y en Tailandia para Asia. Barcelona compite ante el comité de dirección para adjudicarse la producción europea.

El grupo Nissan, en tanto que multinacional, no está afectado por la crisis económica española. En el primer trimestre de este año, el grupo declaró un beneficio de 910 millones de euros, cifra que contrasta con las perdidas de 140 millones del mismo periodo del año anterior. En dicho lapso, el grupo incrementó su facturación el 35,3% . Para el conjunto del año se espera un beneficio operativo de 2.920 millones y un resultado neto de 1.250.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad