La Ortega-Marañón sospecha del desvío de fondos al diario de Anson

stop

COMUNICACIÓN

12 de diciembre de 2012 (01:04 CET)

La Fundación Ortega-Marañón se tambalea por las sospechas sobre el uso de la capacidad financiera del organismo a favor del proyecto periodístico en Internet de Luis María Anson. El Imparcial habría tomado dinero prestado del think tank gracias a la mediación del presidente del patronato, José Varela Gasset –nieto de Ortega y Gasset—, a la vez máximo responsable empresarial del medio de comunicación impulsado por el antiguo director de ABC y de La Razón.

El diario digital, fundado en 2007, habría recibido créditos irrecuperables de 2,5 millones de euros procedentes de la Ortega-Marañón. Los fondos se han destinado a sostener económicamente el proyecto. La empresa Editora Imparcial de Occidente SA no ha depositado desde 2008 sus cuentas en el registro mercantil, de modo que los balances son opacos. Se encuentra en situación de cierre de folio registral, condición que la debilita ante terceros. Por ejemplo, no puede acceder al mercado de crédito regulado en tanto y cuanto no normalice la situación.

Relaciones

Las dudas entroncan con algunos datos llegados hasta el seno de la facción más crítica con la gestión de Varela y del vicepresidente, Gregorio Marañón Bertrán de Lis –nieto del doctor—. El proyecto periodístico ingresaría 80.000 euros al año con la venta de espacios publicitarios y soportaría gastos de un millón por ejercicio. De esta cantidad, al menos 240.000 euros se destinarían a los salarios de la alta dirección. El Imparcial está presidido por Anson y presenta a Varela como editor. Existen recelos por el papel de Marañón, aunque oficialmente no consta vinculado a la empresa.

Bajo esta memoria económica, el potente think tank español, que cuenta con una escuela de postgrado, un centro de investigación y sede en numerosos países de Latinoamérica, habría oxigenado la tesorería del diario de Anson con sucesivas inyecciones sin las cauciones habituales para la recuperación de los recursos aportados. Cada salida de capital del organismo hacia el periódico ha sido firmada ante notario por el presidente y el vicepresidente de la Ortega-Marañón. En tres años, la fundación habría aportado aproximadamente el 7% de los ingresos, cifrados en 30 millones. La proporción ha conectado las alarmas en la oposición a la gestión de los herederos de Gasset y Marañón.

Purga

La Ortega-Marañón cuenta con cerca de 800 profesores y cátedros en nómina y una plantilla de apoyo de 50 profesionales. La cantidad derivada a El Imparcial ha bloqueado, por ejemplo, las obras de remodelación urgente de la sede principal en Madrid y amenaza con generar pérdidas si la situación no se reconduce. Las perspectivas relativas a la menor cantidad de las futuras ayudas públicas se sustanciarán en el próximo ejercicio. A las dudas sobre la gestión económica de Gasset y Marañón se suman las derivadas del gobierno político de la institución.

El seno del nuevo patronato, cuyo presidente de honor es el rey Juan Carlos I, blinda a la actual dirección. La fundación ha restado cuotas de representación a las facciones alternativas. Las hermanas Soledad y Consuelo Gasset se desentendieron del patronato tras superar varios litigios pendientes. Los Fernández Araoz, del lado de los Marañón, dimitieron por discrepancias con la actual gestión. Por los mismos motivos, el ex ministro Marcelino Oreja también se rindió y abandonó.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad