La parálisis del Govern ralentiza la adjudicación de Tabasa

stop

Los trabajadores convocan cuatro nuevos días de paro en los túneles de Vallvidrera y del Cadí

Peaje de los túneles de Vallvidrera (Barcelona) - Tabasa

29 de noviembre de 2012 (21:52 CET)

El resultado de las elecciones autonómicas del pasado domingo en Catalunya ha paralizado el concurso de Tabasa. Una operación que, junto con la concesión de la gestión de Aigües Ter Llobregat (ATLL), era una de las principales inyecciones económicas que se preveían en el ejercicio 2012.

La polémica adjudicación de la gestora de agua a un consorcio liderado por Acciona, ha reportado a las arcas públicas catalanas 300 millones de euros (y también ha permitido descontar 1.000 millones, el valor total de la concesión, del capítulo de deuda ordinaria). Pero la pérdida de 12 escaños por parte de CiU ha dejado en el congelador el concurso de los túneles de entrada a Barcelona, los de Vallvidrera, y el que conecta con la comarca de La Cerdanya (Girona), el del Cadí. Una operación en la que preveían ingresar otros 430 millones.

Abertis y BTG Pactual


El Ejecutivo de Artur Mas se había planteado adjudicar la compañía aunque el Govern estuviera en funciones. Pero CiU se ha quedado lejos de la mayoría absoluta y el escenario ha cambiado porque el president necesitará, ahora, a algún socio para asegurar la gobernabilidad de la Generalitat.

La única empresa que se ha interesado por hacerse con la gestión de los dos túneles ha sido Abertis, que puja junto al banco de inversión brasileño BTG Pactual (el mismo que se hizo con ATLL en un consorcio junto a Acciona). Empezaron a negociar las condiciones del contrato antes de los comicios y, ahora, no tienen prisa para llegar a un acuerdo a corto plazo, tal y como afirman fuentes conocedoras de la operación.

Huelga de trabajadores

De forma paralela al desarrollo del concurso, los trabajadores de Tabasa y de Túnel del Cadí han convocado de nuevo cuatro días de huelga en los peajes. Exigen a la conselleria de Territori i Sostenibilitat, liderada por Lluís Recoder, y a la de Economía, dirigida por Andreu Mas-Colell, un acuerdo laboral para blindar sus condiciones cuando se firme la concesión del servicio.

Acercaron posturas dos días antes de las elecciones, cuando se habían convocado paros, pero la negociación posterior no llegó a buen puerto. Irán a la huelga este viernes, en la operación salida del puente de diciembre (día 5), el 14 de diciembre y el viernes antes de Navidad, el día 21. Esperan que la dirección se vea forzada a abrir barreras en las horas punta. El resto de la jornada, trabajarán con normalidad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad