La patronal catalana abre su ejecutiva a un líder empresarial independentista

stop

Gay de Montellà mueve ficha para integrar a los empresarios partidarios del llamado “derecho a decidir”, normalizar las tensas relaciones internas y acercarse a la Generalitat

24 de noviembre de 2013 (12:16 CET)

El presidente de Foment del Treball, Joaquim Gay de Montellà, moverá ficha para normalizar las relaciones internas, sacudidas por el debate independentista. El líder comarcal y representante de los empresarios que optan por el derecho a decidir, Antoni Abad, se incorporará a la ejecutiva de la histórica institución.

El acercamiento se produce cuando empieza el último año de mandato de Gay de Montellà. En diciembre de 2014 habrá elecciones patronales. Por otro lado, con la aprobación de los presupuestos y el previsible anuncio, antes de Navidad, de una fecha y una pregunta para la consulta soberanista, que impulsa la Generalitat, emerge la etapa clave de esta legislatura en Catalunya. Tampoco es desdeñable la posibilidad que ERC se incorpore al Govern en enero.

Decisión pendiente

La integración de Abad en el seno de poder de Foment estaba pendiente desde que Juan Rosell, actual presidente de la CEOE, ganara las elecciones en 2010. Tres meses más tarde tomó las riendas de la patronal española, tras su elección como máximo responsable. Gay de Montellà, que sustituyó a Rosell, dejó en vía muerta el acomodo de los sectores independentistas.

La posición de los empresarios catalanes respecto al debate político es dual. Mientras Foment del Treball se mantiene en una posición conciliadora y apuesta por el diálogo con el gobierno central, las pequeñas agrupaciones de empresarios comarcales, como la CECOT, que preside Abad, respaldan abiertamente las tesis de Artur Mas (CiU) y Oriol Junqueras (ERC). Los de Gay de Montellà anhelan un nuevo modelo de financiación.

Tensión por la independencia

Esta realidad ha enfriado la relación entre la principal patronal catalana y el gobierno autonómico. El último ejemplo de tensión se produjo este octubre, cuando Mas plantó a Foment del Treball en su principal acto anual al verse desplazado como máxima autoridad política en el mismo por la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría (PP). Meses antes, la tensión emergió con la constitución del pacto nacional por el derecho a decidir.

La remodelación de la ejecutiva de Foment será, por ahora, tibia. El mayor cambio es la incorporación de Abad, aunque probablemente Gay de Montellà seguirá los pasos marcados por Rosell. En la CEOE, el número de vicepresidentes y la estructura directiva se ha reducido considerablemente. En Barcelona, se barrunta una reducción de nueve a dos vicepresidentes.

La reelección

Este cambio, a futuro, en profundidad habría animado a Abad a aceptar su entrada al núcleo duro de la patronal catalana. Por otro lado, Gay de Montellà habría expresado a su círculo más próximo que tiene dudas sobre si presentarse a la reelección el próximo año, informa La Vanguardia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad