La planta catalana de GE Power Controls echará el cierre en 2014

stop

La compañía despedirá a los 135 trabajadores en su plan de reestructuración

14 de febrero de 2013 (19:17 CET)

Los trabajadores de General Electric Power Controls en Sant Vicenç de Castellet (Barcelona) han empezado la jornada laboral con una desagradable y sorprendente noticia: la compañía prevé cerrar la planta catalana con la fecha puesta en marzo de 2014. La decisión implica dejar en la calle a los 135 trabajadores.

La secretaria general de la sección sindical de CCOO, Marina López, se opone a la decisión de la multinacional norteamericana por tratarse de una deslocalización “pura y dura”. Además, asegura que la planta no está tan mal como otros años ya que tiene beneficios, y que es la única que se dedica a la fabricación uno de los aparatos eléctricos de la compañía.

Primera reunión

Por ello, este mismo jueves han pedido una reunión con el conseller de Empresa y Empleo, Felip Puig, para que medie y evite la deslocalización. El próximo martes dirección y sindicatos mantendrán la primera reunión para revisar las consultas.

El sindicato baraja Polonia como destino de la línea de producción que se cerrará en Barcelona. Lamentan la decisión tomada por la dirección que ya que en 2008 cerró la planta que tenía en Terrassa (Barcelona).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad