La plantilla de Seat ya no se cree las promesas de inversión de Volkswagen

stop

El comité de empresa sale decepcionado de la reunión con el grupo y el Gobierno y pide que se concreten las nuevas inversiones

Xavier Alegret

Trabajadores de todas las plantas del grupo Volkswagen, reunidos hace unas semanas en la sede de VW, en Wolfsburg / EFE
Trabajadores de todas las plantas del grupo Volkswagen, reunidos hace unas semanas en la sede de VW, en Wolfsburg / EFE

en Barcelona, 25 de noviembre de 2015 (17:23 CET)

Las cúpulas de Volkswagen y de Seat no se han cansado de decir, ni parece que vayan a cansarse, que las inversiones previstas en España, de 4.200 millones de euros hasta 2019, están garantizadas. Inicialmente, esta garantía tranquilizaba a la plantilla de la marca española, pero las inconcreciones del grupo están poniendo nerviosos a los trabajadores.

Los representantes de la plantilla de Seat ven tras esta inconcreción dudas de que finalmente se cumpla con las inversiones previstas, de 3.300 millones para Martorell. Lo han tenido claro en la reunión de este miércoles entre el grupo VW, Seat y el Ministerio de Industria, a la que ha acudido el comité de empresa de la marca española.

En la reunión, tanto el vicepresidente de Seat Ramon Paredes como los representantes del Gobierno, así como los de Cataluña y Navarra –las dos CCAA con fábrica del grupo– han insistido en que las inversiones están garantizadas. "Ya se ha repetido muchas veces", ha dicho Paredes, consciente de que el mensaje lleva siendo el mismo desde que, hace dos meses, saltara a la luz el fraude cometido por VW para rebajar las emisiones de NOx.

"Nos preocupa"

Quizá esta insistencia, pero sin ir más allá después de varias reuniones, es lo que está poniendo nerviosa a la plantilla. "Nos preocupa", ha admitido Matías Carnero, el presidente del comité de empresa de Seat. El sindicalista de UGT ha hecho un balance "no muy positivo" de la reunión. El motivo, que a pesar de garantizar las inversiones, Volkswagen "no las ha detallado".

Rafael Guerrero, de CCOO, ha coincidido que "no se ha concretado cuáles van a ser las inversiones, años, plazos ni proyectos". "Esperábamos salir con una cierta tranquilidad, que nos concretaran los proyectos de inversiones y el empleo que llevan asociado, pero nos llevamos el titular y poco más", ha apostillado.

No se habla de futuro

Ambos esperaban más concreción y que se fuera más allá de lo que ya se está haciendo en la fábrica. Carnero ha lamentado que las inversiones concretadas son sobre modelos que ya se fabrican: "No queremos saber lo que ya tenemos, queremos saber lo que viene en el futuro, y esto es lo que nadie desarrolla".

Sobre las relaciones de VW con el ministerio de Industria, que da ayudas al grupo alemán a cambio de sus inversiones, Carnero ha hablado claro sobre la posición de ambos: "Parece que las administraciones y la empresa están esperando para ver quién pone el dinero al final encima de la mesa, y es un tema que puede entorpecer las futuras reuniones".

El calendario de 2016

El clima de temor sobre el futuro también sobrevuela las negociaciones del calendario laboral de 2016 de Martorell, que debe cerrarse en breve. Como avanzó Economía Digital, la dirección de Seat planteó tres escenarios de cara a negociar el futuro calendario, dos de ellos teniendo en cuenta un descenso de ventas que ya empieza a notarse en España y Europa.

Este planteamiento no sentó bien en el comité de empresa, que no quiere entrar a discutir sobre hipotéticos descensos de la producción que puedan terminar en reducciones de plantilla. "No aceptaremos nuevos recortes ni empeoramiento de las condiciones laborales", ha insistido Rafael Guerrero este miércoles.

Matías Carnero ha presionado en el sentido contrario, pidiendo incrementos de plantilla para adaptar la fábrica y la producción "a la realidad". De momento, los pedidos siguen al alza, aunque muchos de éstos se realizan con meses de antelación.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad